scorecardresearch

París espera al duende del frío

ALMUDENA SANZ
-

Tres coreografías interpretadas por bailarinas de la escuela de Sandra Pinilla pasan la fase nacional del concurso Vive tu sueño y disputarán la final europea en septiembre en la capital francesa

Foto de familia de todas las alumnas que participaron en la competición en Ávila con la directora, Sandra Pinilla, en el centro de la formación. - Foto: DB

La pandemia metió batas de cola, castañuelas y tacones en el baúl, pero no apolilló la alegría ni la pasión por arrancarse por bulerías de las alumnas de Danzarte, la escuela de flamenco de Sandra Pinilla. Antes de que el virus bailara, habían conseguido pasar a la final nacional del concurso Vive tu sueño, organizado por Dancing Stars Events, tras imponerse en la autonómica. Las restricciones tornaron la prueba en online, pero las burgalesas no podían participar. Las medidas prohibían juntarse a más de tres personas. Su gozo en un pozo. La organización detectó la injusticia, que afectaba a grupos de todo el país, y lanzó una repesca. El primer fin de semana de diciembre, las artistas metieron sus vestidos en la maleta, ajustaron los moños y dibujaron su mejor sonrisa rumbo a Ávila. Y como si en vez de arrancarse por seguiriyas lo hicieran arma en mano, como Julio César, llegaron, vieron y vencieron. 

Las tres coreografías presentadas, dos de flamenco, Puerta de Príncipe y Garrotín, y una de danza estilizada, Baile de Luis Alonso, ganaron un pase directo a la final europea. París las espera en septiembre. 

«Nos hemos venido muy contentas tras este triplete. Para ellas es un incentivo y un reconocimiento al trabajo hecho, a los dos años tan complicados que hemos tenido. ¡Es un subidón! Ya solo la experiencia del viaje, compartir unos días con otras escuelas, conocer a otros bailarines y otras disciplinas, es una vivencia enriquecedora. Este es el objetivo de participar en los concursos de danza. Para ellas es un chute súper importante», resalta Pinilla, orgullosa de sus alumnas, de entre 14 y 19 años. 

La misión era ardua. Se midieron con academias de toda España, incluidas del sur, cuna del duende, y constataron que el flamenco, Patrimonio de la Humanidad, no sabe de fronteras. 

«Parece que no vas a tener nada que hacer cuando ves enfrente a las formaciones de Andalucía, pero queda demostrado que no es así», advierte la capitana de la única expedición burgalesa en esta convocatoria al tiempo que señala que en todo el país se celebran muchas de este tipo, como el Orbe o la World Cup Dance, con sede a orillas del Arlanzón. El Vive tu sueño suma más participantes en cada edición. 

Pinilla contempla estos certámenes como una oportunidad para las alumnas, de subir y mostrar su trabajo al público. «Es una manera de hacer piña, de estar todas a una, en el día a día vamos tan rápido que no les da tiempo ni a conocerse», observa y aclara que también es un buen espejo para ver que la danza «puede ser un futuro, pero hay que currárselo y sacrificar un montón de cosas. Ganar es fabuloso, pero perder también es enriquecedor para su formación artística. Para aprender, perder». 

Aunque viven el baile como una gran ilusión y todas son aficionadas, sí se dan casos en los que el duende las agarra tan, tan fuerte que inician la carrera profesional. «Mi meta es contagiar la pasión por la danza y el flamenco. Si es conmigo, bien, y si es por otros derroteros, también», enfatiza esta bailaora dispuesta a imprimir más brillo a la ciudad de la luz.