Plaza Mayor

Fernando Trespaderne


Un pasito pa' lante, dos pa' trás

12/08/2020

Desde el casi confinamiento en el que todavía sigo, por voluntad propia, no acabo de entender las prisas de unos por regresar a la normalidad, algo inalcanzable mientras el bichito esté por ahí, ni las de otros por retroceder al estado de alarma. La situación no pinta bien, ni aquí ni en ningún otro lugar, pero nada tiene que ver -a día de hoy- con lo vivido en los meses más duros de una pandemia que nos está dejando sin verano y ya veremos si también sin otoño. 

Tras la pequeña tregua de la que hemos disfrutado, algunos mucho, hemos pasado de nuevo al campo de batalla y a contabilizar heridos y bajas, un ejercicio que de nuevo nos está metiendo el miedo en el cuerpo y nos aboca a un cierre casi total de las actividades culturales y de ocio programadas, tal vez con demasiada ligereza, para este caluroso agosto. 

El cartel de 'suspendido' comienza a ser habitual y el único plan posible, para los que ya no estamos en edad de hacer botellón, es pasear aprovechando los múltiples parajes naturales que nos ofrece este provincia. El resto de propuestas, aunque tentadoras, no dejan de ser una osadía y una temeridad porque el enemigo sigue haciendo rehenes desarmados y, en muchos casos, con muy poco sentido común.

Con quince días de vacaciones por delante, no voy a dar ni un pasito pa’ lante ni dos pa ’tras, no haré lo de otros años (una semana en las fiesta de mi pueblo, aunque cantaré el himno, y otra en la playa), dedicaré el tiempo a refugiarme lejos de aglomeraciones, bares y terrazas, tiempo habrá para volver, y a disfrutar del mundo rural, aunque este año esté más poblado que de costumbre, pero allí sigue siendo complicado cruzarte con alguien si no quieres y lo de mantener la distancia social para muchos es una regla que llevan practicando desde hace muchos años.

De llegar un nuevo confinamiento que me pille allí, que a buen seguro será más llevadero y no me dejará ningún tipo de secuela, aunque sea bailando al ritmo de Ricky Martín y su ‘un pasito pa’ lante María. Un, dos, tres. Un pasito pa’ tras’. Disfruten.