scorecardresearch

Cualquier tiempo pasado...

VLADIMIR V. LAREDO
-

Llega Navidad, una época muy propia para que muchos de los artistas más importantes editen sus propios álbumes navideños, sus canciones más íntimas o su reinterpretación de los más tradicionales villancicos. Aunque quizá todo se hacía mejor antes que

Cualquier tiempo pasado...

Si a estas alturas ya estás un poco hasta el gorro de villancicos, gordos barbudos vestidos de rojo y deseos de paz y buena voluntad, esta podría ser tu página. O quizá no. Si ya has visto repetido el encendido de las luces navideñas de Vigo, con sus cuatro millones de leds más de cuatro millones de veces y estás deseando que se les funda alguno sólo para ver qué pasa, quizá esta página te alivie un poco, pero no mucho. Si ya estás hasta las narices de ver turrones y polvorones en las estanterías de los supermercados desde hace meses, esta página podría ser tu bálsamo, aunque igual hace que te irrites aún más. Pero si añoras unas navidades como las de antes, comenzando a mediados de diciembre, tras el puente de la Inmaculada, con su poco de magia, su pizca de misterio y su toque de ilusión, quizá la canción que traigo hoy te haga volar a tiempos mejores. Estoy casi seguro.

En el año 2010, como quien dice, ayer, una banda británica quizá no excesivamente conocida fuera de su ámbito de música indie y rock, The Futureheads, editó un single en épocas navideñas, como hacen muchos artistas anglosajones y estadounidenses. De esa costumbre han salido muchas de las canciones que a día de hoy identificamos como navideñas con tan solo escuchar los primeros acordes. Ya sabes, que si Santa Claus llega a la ciudad, que si mientras tú me quieras afuera muy bien puede nevar, o que si todo lo que quiero estas navidades eres tú, cosas de esas que tan bien le sientan a Michael Bublé, a Dean Martin o a Mariah Carey. Esto también lo hacen grandes bandas de rock, como The Killers, o mocetones con voces tan reconocibles y personales como el incombustible Tom Jones y Rod Stewart con su voz rota. Pero perdóname, porque me voy por las ramas, porque esto da para muchas anécdotas e historias, pero la que quiero contarte hoy es esta. The Futureheads editaron 'Christmas Was Better In The 80's', esto es, Las Navidades Eran Mejor En Los 80, y qué queréis que os diga, pero llevaban (y llevan) mucha razón.

Así, recuerdan cómo el día de Nochebuena (aquí el de Reyes, no olvidemos que ellos son de la Pérfida Albión) en los 80, tu madre, después de la cena, te decía que te acostaras y te durmieras muy fuerte y muy profundo para que, por la noche, llegaran los magos y viéramos cumplidos nuestros sueños a la mañana siguiente. Rememoran que en los 80, en Navidad, siempre nevaba mucho más que ahora, cosa que es cierta, aunque obviemos el hecho de que en aquella época todos éramos más pequeños y más bajitos, pero sigue siendo verdad. En los 80 cantábamos villancicos en el cole, apenas sabíamos quién era Papá Noel, veíamos los fallos más divertidos de los deportes en el Telediario el Día de los Inocentes, intentábamos comernos las doce uvas sin acabar pareciendo un hámster, nos reíamos en Nochevieja con los Martes y Trece, llorábamos a todo pulmón si nos acercaban al Rey Mago en la cabalgata para que nos diera caramelos y disfrutábamos el pase de un año al otro con más de quince días de vacaciones y todo era ilusión, magia, alegría y felicidad. Así que, si lo pensamos, con ese ingenuo prisma que nos regala la edad para valorar las cosas, va a ser cierto que la Navidad era mejor en los ochenta.

Pero eso no quiere decir que esta, especialmente y a pesar de todo, tenga por qué ser mala, pese a cancelaciones y restricciones o lo que surja. No dejemos que la nostalgia nos nuble la vista, por mucho que creamos que todo tiempo pasado fue mejor. Y a los hechos me remito, una vez visto lo que llevamos arrastrando en 2020 y 2021. Pongamos buena música a nuestros recuerdos de estos nuevos y extraños locos 20 que nos está tocando vivir, procuremos sobrellevarlo de la mejor manera posible y durmamos muy fuerte para que todo lo que ahora nos atenaza quede pronto en un recuerdo que el tiempo magnifique cuando nos despertemos como algo más épico de lo que en realidad fue. Un poco como lo que pasa con las navidades ochenteras, que en realidad igual tampoco eran para tanto.    @VladimirConV