scorecardresearch

4 ingenierías pujan por sacar la bateadora de Robregordo

L.M.
-

La firma adjudicataria tendrá 4 meses para plantear cómo rehabilitar el túnel de la línea del tren Directo que une Burgos y Madrid por Aranda

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) tapió el túnel a mediados de junio del pasado 2018. - Foto: Alberto Rodrigo

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ya tiene candidatos para estudiar cómo sacar la bateadora del túnel de Robregordo y rehabilitarlo para que el Tren Directo pueda volver a unir Burgos, Aranda de Duero y Madrid. Son cuatro las empresas que se han interesado por este proyecto, valorado en casi 120.000 euros, y que tiene un plazo de ejecución de cuatro meses.

Geoconsult España Ingenieros Consultores, Icyfsa Ingeniería, Amberg Infraestructuras y Axil Ingeniería y Servicios son las firmas que pujan por lograr el contrato. Este estudio servirá de base al Adif para la posterior contratación de los trabajos que eliminen el obstáculo del interior del túnel y refuercen la estructura del mismo.

El túnel tiene una longitud aproximada de 3,9 kilómetros y la bateadora se encuentra a poco más de uno de la boca de salida hacia el norte. Además, a dos kilómetros y medio de la de entrada también se observaron desprendimientos en una visita técnica realizada con posterior al hundimiento. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, anunció en noviembre del año pasado la intención del Ejecutivo de destinar una partida de cerca de 11 millones de euros para rehabilitar el corredor ferroviario. La primera de las acciones a acometer es, como no podría ser de otra forma, liberar este paso bajo Somosierra y asegurar el tránsito de convoyes.

La línea quedó oficialmente cerrada el 8 de marzo de 2011, una vez el túnel de Robregordo quedó impracticable al quedarse atascada una bateadora en su interior. No obstante, esta infraestructura ya fue sufriendo diversas restricciones desde un año antes. Sociedad civil y empresarios no han dejado desde aquél entonces de reclamar su reapertura, dado el enorme impulso que supondrá contar con una conexión mucho más rápida con la capital de España que la actual a través de Valladolid.

El estudio que ahora empieza a dar sus primeros pasos se basará en una serie de ensayos de campo y de laboratorio, como sondeos mecánicos, toma de muestras del terreno y de agua, ensayos de permeabilidad in situ, pruebas de dilatación y presión y reconocimiento de la plataforma de la vía.