scorecardresearch

González dice que rechazó la obra 'irregular' en el párking del MEH

Á.M / Burgos
-

Explica que él se negó al traslado pero que el Consejo de Parkmusa dio la orden de hacerlo. IU estudia acudir a la Fiscalía

Imagen de la sala sin instalaciones y del cerramiento que ha originado la polémica. - Foto: DB/Miguel Ángel Valdivielso

Si la semana pasada era el PSOE el que pedía la dimisión del concejal de Obras, Santiago González, por la chapuza (así es como se la conoce en dependencias municipales) ejecutada en el aparcamiento del MEH, ayer fue IU quien explicó que se encuentra a la espera de poder acceder a la documentación de la empresa municipal Parkmusa para decidir si pone el caso en manos de la Fiscalía.

También habló el concejal de Obras, Santiago González, que es el responsable del parque móvil municipal, y que defendió su actuación y la de los funcionarios. «Yo me negué, al igual que los técnicos, a llevar allí los coches porque ya advertimos que no reunía condiciones, pero el área de Patrimonio, que llevaba (Eduardo) Villanueva, llevó un plano a Parkmusa diciendo lo que había que acotar y hacer, y fue el Consejo de Administración el que tomó la decisión de hacerlo de urgencia para poder sacar a la venta lo otro», esto es, las plazas de garaje de Santocildes, donde actualmente se encuentran los vehículos que quieren trasladarse al MEH.

Es decir, que no solo lo advirtieron los técnicos, sino también el concejal que, como tutor del parque móvil que se mudaba, ha recibido lo suyo por estos hechos. Es decir, que un consejo de administración en el que se sienta casi toda la primera línea del Gobierno municipal bendijo una obras cuando menos irregulares. En resumen, que los trabajos se encargaron sabiendo que no existía un proyecto técnico que los respaldara y que ahora debe ir más allá y restaurar el orden lógico.

Tal y como ya explicó este periódico, en el intento por vaciar tan pronto como fuera posible el aparcamiento municipal de Santocildes (donde ‘duerme’ el parque móvil municipal) para poder venderlo se realizaron obras de cerramiento de una parte del aparcamiento subterráneo del MEH para trasladar allí los coches y proceder a la venta.

Sin embargo, esas obras, que costaron más de 30.000 euros, se hicieron sin los pertinentes proyectos y sin el apoyo de los técnicos municipales, lo que derivó en que se haya creado, por ejemplo, una sala sin luz, ventilación, ni calefacción; y una zona de párking acotada en la que las verjas no suben y bajan porque no hay motores ni circuito eléctrico que lo permita. Visto el resultado, los funcionarios encargados de dar el visto bueno dijeron que no.

La respuesta ha sido encargar a técnicos del Ayuntamiento un proyecto para solventar todas esas deficiencias, ante lo que cabe preguntarse por qué dado que Parkmusa es una empresa municipal que funciona al margen del resto del Consistorio. Además, este periódico ha podido saber que esa nueva obra se encontraba en Contratación y se ha dado orden de enviarla a Parkmusa para que sea esta la que lo licite, como parece lógico y obligatorio.

¿Qué pasó?

Según la versión dada por el concejal de IU, Raúl Salinero, lo que ha ocurrido es que «en el cortijo del PP en el que no hay ningún concejal de la oposición (Parkmusa) decidieron hacer por las bravas una obra en un lugar que es propiedad de la Junta y que no reúne las condiciones necesarias para los trabajadores, tal y como advirtieron los técnicos que se negaron a implicarse en esto».

Pero, además, el edil asegura que «primero se ejecutó el proyecto y después se han pedido los presupuestos» para «simular» un procedimiento negociado, enfatizando que en Parkmusa se sientan «el propio alcalde, el concejal de Fomento (Ibáñez), el de Obras (González) y la de Licencias (Calleja)», motivo por el que censura que en la última comisión de Licencias se preguntara si el área tenía conocimiento de esta obra y la «respuesta fue que no». Por último, Salinero cuestiona el impacto de estas obras en los planes de seguridad y evacuación del párking «porque  tampoco se informó a Bomberos».

Por todo ello, IU denunció «una obra ilegal que debe propiciar la apertura de un expediente sancionador» y advirtió de que tan pronto como tenga documentación acudirá con ella a la Fiscalía.