scorecardresearch

La red de calor de Gamonal no estará antes del verano de 2024

J.M.
-

La futura concesionaria deberá permitir que otras empresas puedan comercializar la venta de energía

El objetivo de la iniciativa es reducir el consumo de gas e incrementar el procedente de energías sostenibles. - Foto: Valdivielso

La red soterrada de calor con la que se aspira a suministrar con energía 100% renovable a miles de viviendas, factorías y pequeños negocios del entorno de Gamonal y del polígono industrial de Burgos Este no será una realidad hasta, al menos, el  verano de 2024. Pese a que ayer se publicaba en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) un anuncio en el que se detallan algunas de las exigencias del Ayuntamiento para la futura concesión de dominio público, la tramitación administrativa sigue dilatando los plazos y en el mejor de los casos la nueva infraestructura no estará en servicio hasta bien avanzada la próxima legislatura. 

Aunque el Ejecutivo local aseguró que el año pasado se licitaría el contrato de concesión, lo cierto es que los pliegos, aunque prácticamente listos desde hace meses, están aún pendientes de aprobarse. Una vez superado ese trámite, lo que tocará es esperar para sacar a concurso la concesión y conocer si el interés privado que se evidenció hace ya más de dos años se mantiene intacto. Lo que se sabe ya es que el futuro adjudicatario tendrá 8 meses desde la firma del contrato para realizar las obras y otros 8 para la puesta en servicio.

El Ayuntamiento ha fijado que el adjudicatario del contrato podrá explotar la red por un periodo de 35 años, si bien deja constancia ya de que el servicio de comercialización, a imagen y semejanza de lo que ocurre en el sector de las telecomunicaciones, «no es exclusivo. Es decir, se debe poder permitir que otras empresas interesadas puedan comercializar energía térmica utilizando la red».

Este es un punto delicado de la licitación ya que será el adjudicatario de la concesión el que asumirá una inversión millonaria y habrá terceros que podrán comercializarla. A este respecto, en el pliego «se precisa que dichas empresas deberán llegar a los acuerdos que sean oportunos con la adjudicataria para que sea esta la que, en calidad de gestor de la red, finalmente lo pudiese autorizar o desestimar».

Lo que tiene claro el Ayuntamiento es que la central de generación de energía deberá de estar en el entorno del polígono industrial de Burgos Este y no en otra zona de la ciudad.

Aunque en un principio se habló de biomasa para generar el calor, el Ayuntamiento también pide que se utilicen otras fuentes de energía como la solar (fotovoltaica /térmica), la aerotermia, que la central permita el aprovechamiento de excedentes industriales o que utilice combustibles alternativos obtenidos de los residuos de la fracción resto que van a parar al Ecoparque de Cortes.

Cabe recordar que en mayo de 2020, el Ejecutivo local presentó en rueda de prensa un proyecto privado, pero tuvo que dar marcha atrás tras varios informes técnicos que advirtieron que una iniciativa de este tipo debía de estar abierta a concurrencia competitiva.

Fue entonces cuando se comenzó a trabajar en un proceso que empieza a dar ya sus primeros pasos pero que avanza a un ritmo lento.