Liberan a las yeguas enterradas por la nieve

P.C.P.
-

Un grupo de voluntarios ha conseguido llegar hasta ellas hoy, con comida, y abrir una trinchera para que los animales pudieran escapar de su 'jaula de hielo'

La operación impulsada por los responsables del Refugio Castro Valnera para liberar a un grupo de caballos atrapados por la nieve en la frontera entre Burgos y Cantabria ha sido todo un éxito. Un grupo de voluntarios ha conseguido llegar hoy hasta ellas, después de dos horas de caminata, con comida abundante y además ha conseguido cavar una trinchera para sacar a las yeguas, que estaban encerradas en una 'jaula' de nieve y hielo de 3 metros de altura.

Equipados con ropa de alta montaña, esquís de travesía y ayudados de motos de nieve, los participantes en esta acción altruista -entre ellos bomberos del Parque de Burgos- han visto finalmente cómo su esfuerzo tenía premio. Ayer lo intentaron también, pero se quedaron a apenas media hora de la manada y decidieron darse la vuelta para evitar riesgos.

 

Liberan a las yeguas enterradas por la nieveLiberan a las yeguas enterradas por la nieve

Desde el Refugio Castro Valnera dan las gracias a todas las personas que se han interesado por la situación de los animales y que se han ofrecido a ayudar al ganadero de Valdeporres, al que la nevada de los últimos días le sorprendió sin que pudiera encontrar a los equinos para ponerlos a salvo.

Han sido días de intensas emociones en el Refugio, al pie del puerto de Lunada, pero también de mucho trabajo para conseguir abrir una vía de acceso. Finalmente lo conseguieron anoche y podrás ofrecer servicio a todos los aficionados a la nieve y a los hipnotizantes paisajes de esta zona. No obstante, los responsables del establecimiento hostelero piden precaución y que solo accedan aquellos vehículos equipados para la nieve y el hielo, 4x4 y con cadenas o neumáticos de invierno, dada la capa de hielo existente.

Así quedaron los accesos al Refugio Castro Valnera anoche.
Así quedaron los accesos al Refugio Castro Valnera anoche. - Foto: Refugio Castro Valnera