«Es un año muy importante para mí»

C.P.
-

Jasiel Rivero afronta con entusiasmo su segundo curso en el equipo azulón, que hizo ayer oficial su renovación y espera que se consolide como un jugador destacado

Rivero, en una prueba del reconocimiento junto a Dani Hernández, preparador físico del club. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La renovación de Jasiel Rivero era un secreto a voces desde hacía meses, pero el San Pablo no lo hizo oficial hasta ayer, cuando  pasó el reconocimiento médico para iniciar los entrenamientos el próximo lunes. El cubano tenía una cláusula para continuar un año más y el deseo de ambas partes era que así fuera, aunque la firma se fue demorando hasta el inicio de la pretemporada.
El ala-pívot es una apuesta del club burgalés, que vio su potencial hace dos años y le fichó para dejarle cedido en el Boca Juniors de Argentina. Sus grandes actuaciones con el cuadro bonaerense le  permitieron cruzar el charco el verano pasado para disputar la Basketball Champions League (BCL), pero su rendimiento estuvo por encima de lo esperado y acabó haciéndose también un hueco en la Liga Endesa. Además de carácter y energía, demostró tener muy buenos recursos tanto cerca como lejos del aro.
Ahora, afronta su segunda campaña en Burgos con el mismo entusiasmo y sabedor de que este curso se le exigirá más. «Es un año muy importante para mí.Voy a aprovechar esta nueva oportunidad. Soy un jugador joven que hizo una temporada más o menos estable el año pasado, pero quiero que esta sea mejor. Como jugador quiero mucho más y es el año perfecto para mejorar todo tipo de aspectos», analizó el de La Habana.
La motivación de Rivero continúa siendo la misma y asegura que el hecho de tener ese plus de exigencia le da «motivación para seguir mejorando». Además, indicó que ve un buen bloque pese a la pérdida de piezas importantes del año anterior y confió en igualar los grandes resultados obtenidos en su primera temporada. «Teníamos un grupo que se había acoplado bien, pero ahora veo un equipo bastante bueno y competitivo. Nosotros siempre pensamos en jugar duro y salimos con mentalidad de ganar», explicó el cubano, que ya tiene la mirada puesta en la Final Eight de la Champions, el primer gran objetivo del San Pablo.