scorecardresearch

San Macaro veranea en el pueblo

ALMUDENA SANZ
-

Memocracia inicia un tour rural por la provincia con once fechas y se lanza a la organización de pequeños festivales en los que comparte cartel con otros grupos burgaleses

Memocracia, durante el concierto del año pasado en Santibáñez del Val, que refleja la cercanía que brindan estas localizaciones frente a los grandes escenarios. - Foto: Memocracia

Existen Teruel, Soria y Zamora, y existen los pueblos de la provincia burgalesa, que, además, presume de ser la que más cuenta. La sensibilidad de los grupos musicales locales hacia lo que ocurre en estas latitudes va in crescendo. Memocracia se aúpa como una de esas formaciones implicadas en robar la exclusividad de la cultura a las ciudades. Su compromiso va más allá de las letras de sus canciones o los videoclips rodados en territorio rural. El cuarteto se lanza a la carretera en una gira con once fechas. Algunas se corresponden con pequeños festivales organizados por la propia banda, en los que comparte cartel con otros artistas patrios. La música suena en la plaza del pueblo. Y con entrada gratuita.

«Los pueblos siempre nos han dado la oportunidad de tocar, son sitios que molan mucho porque es todo muy cercano, la gente siempre te ofrece facilidades. Es un ambiente en el que nosotros siempre hemos estado muy cómodos y siempre los hemos tenido presentes para dar conciertos», aboceta el batería, Gabriel Román, que armó este conjunto hace ocho años con Alejandro García (voz y guitarra), Diego Moral (guitarra y voz) y Germán Alonso (bajo y coros), al tiempo que repasa muchas de esas localidades que han puesto a botar con su punk rock (Agés, Lerma, Salgüero, Atapuerca, Cebrecos...).

Que alguien haga algo, su segundo disco, un canto a la vida en el medio rural, la vida macara, revolucionará la provincia desde este viernes. Primera parada: Quintanilla Sobresierra, en el Cerrillo Rock. El sábado, San Macaro procesionará en Santa María del Campo, en el Burro Fest, con Los Queefing, Ana Maes y dj Redon, y la siguiente semana continuará en Villalacre (sábado 13).

El palizón se lo darán la tercera de agosto, con el Arcos Rock en Arcos de la Llana (miércoles 17), con A Sako y Los Queefing en el cartel; el Villafest en Villadiego, con Los Queefing y dj Redon (viernes 19); y el Santi Rock, en Santibáñez del Val, programado para el domingo 21, pero que mantienen en suspenso tras el incendio sufrido el pasado 24 de julio. Un desastre que obliga a este municipio a solucionar temas más urgentes ahora mismo.

Román, con padre de Santa María del Campo y madre de Santibáñez del Val, residente él en el primer pueblo, sabe muy bien que sus vecinos tienen ahora otras prioridades.

De salir adelante, será solidario, con el objetivo de ayudar. La misma meta que persiguen con estos pequeños festivales, con los que buscan avivar el medio rural atrayendo a lugareños y visitantes del propio pueblo y los de al lado. «Son conciertos con mucha energía, pero todo el mundo pueda disfrutar de nuestra música, personas mayores y familias enteras», anota Román.

Subidos en una vieja galera, al ras de suelo, y con gentes de distintas generaciones. Señores de ochenta que todo lo bailan como si fuera un pasodoble, niños que han crecido con Rosalía y señoras que no botaban desde que Rosendo no peinaba canas. Esa es la magia de estos escenarios, de la que no pueden presumir los grandes.

«Esta es nuestra manera de reivindicar que no hay que intentar ir a festivales y salas grandes. Si no hacemos cosas en la provincia, nuestra tierra se va a ir poco a poco apagando. Animamos a toda la gente a hacer lo mismo. Burgos es una locura de movimiento musical. Aquí también hay esperanza», concluye el batería de este cuarteto, que también sabe lo que es tocar ante miles de personas en una grande, como hicieron el pasado mes de febrero en La Riviera como teloneros de las actuaciones de La M.O.D.A. o lo que harán en el Festival Tribu el 17 de septiembre.

Proseguirá esta gira en septiembre, con conciertos en Revilla (viernes 2); el Festival Rock and Ros en Ros (sábado 3); Sedano (sábado 10); y el Jingafest, en una localización aún secreta (sábado 24).

La traca final, en la capital. Una gran fiesta con la que celebrar la vida, el verano, la música y los festivales con su público y sus patrocinadores, entre los que se encuentra la Sala Siesta Brewing Co., donde tendrá lugar el sábado 1 de octubre, La Figa ta Tia, Andén 56 y la tienda E330. En este espacio del polígono industrial de Villalonquéjar se reunirán todos los grupos participantes en este recorrido por los campos de Castilla.

«Se trata de reunirnos y de hacer piña entre todos», resume el músico de Memocracia, con próximos bolos en Valladolid, Madrid y León y un nuevo álbum aún por modelar en el local de ensayo.

«No puedes parar. Tenemos que seguir subiendo», aventura sobre los planes de una formación con una carrera sin vuelta atrás. «No hemos parado. El grupo es nuestra vida», enfatiza y, pese a que aún las cuentas no salen y todo lo que ganan se reinvierte, sueñan alto, aunque siempre muy pegados al terruño, porque la vida macara, la vida mejor.