Junta y agentes del Diálogo Social enquistan sus diferencias

SPC
-

La consejera de Empleo, Carlota Amigo, traslada en una reunión a patronal y sindicatos que los cambios en las ayudas «no son un incumplimiento» y estos lo califican de «agresión»

La consejera de Empleo, Carlota Amigo (d), preside la reunión del Consejo del Diálogo Social celebrada ayer en Valladolid. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

La tensión entre Junta de Castilla y León y los agentes del Diálogo Social sigue en aumento a pesar de la reunión mantenida ayer entre la consejera de Empleo y representantes de la patronal y sindicatos. Dos semanas después de que el Ejecutivo publicase sin avisar a CCOO, UGT y Cecale las bases de las ayudas a los ERTE, modificando las cuantías firmadas en el seno del Diálogo Social el 25 de marzo, las posturas siguen entroncadas. La consejera de Empleo, Carlota Amigo, defendió ayer que la modificación de las bases «no es un incumplimiento» por parte del Ejecutivo autonómico del acuerdo alcanzado con los miembros del Diálogo Social, algo muy diferente a lo que opinan sindicatos y patronal, que entienden que este hecho supone «una agresión» que ha generado «una grieta difícil de sellar». Tras la reunión de la Comisión Permanente del Diálogo Social celebrada ayer, Amigo incidió en que la intención de la Junta pasa por «reforzar» el Diálogo Social y «para nada romperlo», aunque estimó en la necesidad de «repensar» las líneas recogidas en el Plan de Empleo que vio la luz en una coyuntura diferente a esta «situación nueva» que puede hacer que algunas líneas sean «más necesarias» que otras.
Pese a la petición de sindicatos y patronal de retirar las bases de los ERTE publicadas, Amigo reiteró que «van a salir como están» pero les emplazó al próximo mes de septiembre para negociar nuevas líneas ante el previsible incremento en el número de parados en la Comunidad porque algunos de esos ERTE pasen a ser extintivos. «Nos preocupa en esta consejería», declaró Amigo, quien apostó por gastar los recursos «de manera eficiente y ayudando a quienes más lo necesitan», declaró, informa Ical.
La titular de Empleo reiteró ante miembros de la patronal y sindicatos el «compromiso» del presidente de la Junta durante la firma del acuerdo el pasado mes de marzo, en el que se anunciaron seis millones de euros para hacer frente a las ayudas para los trabajadores en situación de ERTE, pero apostilló que se está viviendo «un momento de crisis total», lo que ha supuesto «un vuelco» en las políticas activas de empleo. «Quizá no se fue consciente del número de empresas que iban a entrar en ERTE», valoró. «No es un incumplimiento del Diálogo Social, queremos reforzarlo, para nada romperlo», pero añadió que el Diálogo Social «tiene que repensarse» y estudiar «cuál es la mejor manera de utilizar los recursos».
Reunión con Mañueco

Muy diferente fue la visión de patronal y sindicatos tras la reunión de ayer, en la que pidieron formalmente una reunión «con carácter inmediato» del Consejo del Diálogo Social presidido por el también presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para dar marcha atrás a la modificación de estas bases y dar cumplimiento al acuerdo alcanzado en marzo y que «responda el Gobierno entero».
El secretario de Empleo de CCOO, Saturnino Fernández, consideró que este cambio ha supuesto «una grieta muy importante» en el Diálogo Social y auguró que va a resultar «difícil de sellar» porque pone de relieve la falta de voluntad por parte de la Junta «para intentar arreglar los incumplimientos serios que hay encima de la mesa». Estimó que los seis millones comprometidos van a cubrir a 10.000 o 12.000 personas en ERTE o autónomos pero dejará fuera en torno a 35.000. «Se va a sacar la convocatoria para que eche todo el mundo los papeles» lo que tildó de «sinvergüenzada» porque, pese a cumplir los requisitos, las ayudas se otorgarán «hasta donde se llegue». 
También el vicesecretario regional de UGT, Evelio Angulo, trasladó su «decepción y frustración máxima» tras el encuentro de ayer, en el que recordó el compromiso adquirido por el presidente de la Junta que recogía la posibilidad de incrementar los créditos «lo que sea necesario» en especial en materia social y laboral. «Estamos en una situación irreal para lo que estábamos acostumbrados», declaró Angulo, quien cifró por encima del 94% el cumplimiento de los acuerdos del Diálogo Social. «Ahora, la medida estrella de un plan extraordinario, que son las ayudas a quienes peor lo están pasando… ¿a quién se lo vamos a reclamar?», se preguntó Angulo. 
Por último, desde Cecale, su secretario general, David Esteban, también trasladó a la Junta la relevancia de financiar «suficientemente» la dotación de ayudas a trabajadores y autónomos, e insistió en la existencia de posibles líneas de financiación con el Diálogo Social como órgano que solucione esta situación porque «el Gobierno tiene que hacer una cesión en su gobernanza».