scorecardresearch

Una nueva vida para el hotel de Santelices

A.C. / Santelices
-

Araceli López Ruiz, vecina de la localidad de las Merindades, ha reabierto este pasado fin de semana el alojamiento de 20 plazas inaugurado en 2003 y que apenas ha funcionado unos tres años desde entonces

El edificio es una imponente casona ubicada al pie de la carretera que une Soncillo con Santelices de Valdeporres, Sotoscueva y Espinosa de los Monteros. - Foto: A.C.

Araceli López Ruiz es una trabajadora nata. A sus 58 años tiene claro que donde quiere vivir es en su pueblo y para ello no ha dudado en iniciar una nueva aventura empresarial, la de gestionar el Hotel El Rincón de Las Merindades, que reabrió este fin de semana tras más de ocho meses de preparativos en que ha ido acondicionando el edificio y ampliando su equipamiento. Este negocio de diez habitaciones y 20 plazas apenas ha estado en funcionamiento unos tres años desde que se inauguró en 2003. Su propietario lo dejó en distintas manos, pero nunca ha cuajado y la última vez que lo intentó una familia de Reinosa apenas lo abrió una temporada hace ya una década.

Araceli López ha pasado por muchas empresas y también ha sido su propia jefa durante los diez años que se ocupó de la cafetería y gestión de las piscinas municipales de Pedrosa de Valdeporres entre 1997 y 2007. Sabe lo que es trabajar todos los días de la semana desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la madrugada durante muchos veranos, algo que compensaba luego con el invierno, en que solo abría los fines de semana.

El trabajo no es problema y si hace falta apoyo contratará a una persona, pero de momento afronta en solitario este nuevo reto, el de dar una nueva oportunidad a un alojamiento turístico al que nadie ha sabido sacar todo su potencial. Ocupa la antigua casona de Venancio Guerra, el que fuera alcalde de la Merindad de Valdeporres en la Guerra Civil y la posguerra, trae muchos recuerdos a Araceli, quien se ha criado en Santelices. De Guerra asegura que todos los recuerdan porque prometió que no se iba a derramar sangre en Valdeporres y cumplió su palabra evitando fusilamientos en el municipio. «Aquí no hubo paseíllos», asegura la empresaria que también recuerda el bar y ultramarinos que Venancio Guerra y una sobrina regentaban en la planta baja de la casona. Cerró en la década de los ochenta y veinte años después, un empresario local se hizo con la propiedad y transformó la casona en un hotel y bar-restaurante en la planta baja.

Araceli López Ruiz, en la recepción del hotel rural.Araceli López Ruiz, en la recepción del hotel rural. - Foto: A.C.

De momento, la emprendedora solo ha puesto en marcha el alojamiento y ofrecerá desayuno a sus huéspedes. Se maneja en la cocina, dado que los dos últimos veranos ha estado en los fogones de la cafetería del parque multiaventura Valterria. Pero las comidas y cenas para sus huéspedes todavía no entran en sus planes. Todo paso a paso.

Ilusión en el pueblo. Hace ya tiempo que el propietario del magnífico inmueble habló con ella, pero no era el momento. Ahora sí ha llegado y han alcanzado un acuerdo para que el alquiler sea flexible y se adapte a los comienzos del negocio. En Santelices le desean suerte y están contentos de la nueva empresa. A Aracelí muchos le preguntan interesados por amigos o familiares que quieren pasar unos días en Valdeporres este verano y que ya van a tener un alojamiento más. A lado, en Pedrosa de Valdeporres ya hay dos casas de turismo rural, La Engaña, especializada en cursos de inmersión en inglés y que suele alojar pocos turistas al uso, y La Serna, que ocupa la antigua escuela y suma 10 plazas.

Araceli abre con la expectativa de mantener el hotel operativo todo el año, salvo los meses más duros del invierno, aunque haría una excepción si hubiera demanda. Asumir el gasto en calefacción del edificio con pocos clientes es inviable, sostiene. López confía en el tirón del parque multiaventura Valterria que va a vivir su primer verano de normalidad tras la pandemia, pero también en los atractivos que rodean Santelices de Valdeporres, desde el espacio natural de Ojo Guareña y sus cuevas y rutas hasta la localidad de Puentedey que desde enero ha entrado en el selecto club de los pueblos más bonitos de España o el entorno de la Merindad de Valdeporres con multitud de oportunidades para el senderismo y la práctica del ciclismo, entre otras actividades.

De momento, ya ha logrado alguna reserva a través de su web elrincondelasmerindades.com y Facebook, los dos únicos canales en los que ahora se publicita este nuevo negocio.