scorecardresearch

La matanza de Gamonal y San Millán de Lara

R. PÉREZ BARREDO
-

Se acaban de cumplir 25 años del séxtuple crimen perpetrado entre Gamonal y San Millán de Lara por Juan Medina Gordillo, apodado El Francés, quien tras cometer losasesinatos se quitó la vida

La matanza de Gamonal y San Millán de Lara

Desde hace veinticinco años, cada final de noviembre San Millán de Lara se ovilla hacia sí misma en un silencio ominoso. No se debe a las primeras nieves, ni a los primeros fríos, ni a las heladoras nieblas que se encaraman en sus alturas con ciega obstinación. Es por el recuerdo del día más negro y triste de la historia más reciente del pueblo. El día en el que a seis de sus vecinos se les arrebató violentamente la vida, dejando un inmenso reguero de sangre y dolor, y una herida que jamás podrá cicatrizar. Un vacío insondable. Desconsolado.Nadie ha olvidado. No se puede olvidar tamaña tragedia. Ni siquiera el tiempo podrá borrar la orgía homicida que perpetró aquel maldito forastero, aquel Juan Medina Gordillo al que apodaban El Francés. Maldito sea: por su mano asesina una misma fecha se repite en seis lápidas del pequeño camposanto de San Millán: 27 de noviembre de 1996. El día de la matanza más salvaje de la reciente historia de Burgos. Horror, espanto y muerte y a manos llenas.

A Juan Medina Gordillo, gaditano de La Línea de la Concepción, le decían El Francés porque había residido en el país vecino, adonde emigró para buscarse la vida.Fue allí donde conoció a la que sería su mujer y madre de su hija, Inocencia Porras, natural de San Millán de Lara. Aunque el matrimonio fracasó, Juan Medina no perdió el contacto con el pueblo de su exmujer, ni con la familia de ésta. Tan es así, que diez años antes de los hechos que se evocan se instaló en SanMillán, conviviendo con la que había sido su suegra y sus cuñados. Una situación extraña, sí, pero tolerada, por más que, como vieron quienes le conocieron, nunca se le vio especialmente preocupado por buscarse un empleo. Más al contrario, solía mostrarse ocioso, y participaba en partidas de caza con gentes de la comarca. Todavía hay quienes recuerdan su buena puntería con la escopeta. Maldito sea.

(Fotos y el reportaje completo, en la edicón de papel de hoy de Diario de Burgos)

ARCHIVADO EN: Gamonal, Burgos, Empleo, Matrimonio