scorecardresearch

«El mercado presiona para gestionar los servicios sociales»

Angélica González / Burgos
-

.

«El mercado presiona para gestionar los servicios sociales» - Foto: Diario de Burgos

Ministra de Asuntos Sociales durante uno de los últimos gobiernos de Felipe González, Fernández (Madrid, 1950), psicóloga de profesión, ha desempeñado cargos en la UGT, ha sido Secretaria de la Mujer, diputada por Cantabria, concejala de Madrid y senadora.

 

 
 
La portavoz  del PSOE de Asuntos Sociales en la Asamblea de Madrid estuvo ayer en Burgos invitada por la Agrupación Municipal Socialista, donde habló de ‘acoso’ a los servicios sociales y aseguró que los recortes  tienen más que ver con lo ideológico que con lo económico.
¿Cuándo se ha iniciado este acoso del que habla?
Empieza en los servicios básicos con los recortes de los últimos años en la cofinanciación y con el proyecto de ley para la racionalización de la Administración local que en esta semana ha pasado al Senado para su aprobación y que implica la retirada de la competencia sobre los servicios sociales a los ayuntamientos.
¿Y en los especializados, es decir, la Ley de la Dependencia?
El recorte importante se hizo con un real decreto de modificación de los presupuestos nacionales, que luego lo hicieron casi todas las comunidades, en 2012.
Hay quien apunta a que fue el último gobierno de Zapatero el que abrió el camino...
Ha habido momentos en los que el programa de cofinanciación ha sufrido recortes gobernando González, Aznar y Zapatero pero con porcentajes tan significativos ha sido en este ciclo de crisis.
¿Cuánto tienen de económicos y cuánto de ideológicos?
Fundamentalmente son ideológicos, es el mensaje de que los servicios sociales, que son los de menos coste y los más cercanos a la ciudadanía y generadores de empleo, se quieren transferir al mercado, a las compañías de seguros, que están encantadas de gestionar la Ley de la Dependencia, las pensiones y algunas hasta la sanidad. Hay una fuerte presión del mercado para gestionar los servicios sociales y otras prestaciones del Estado del Bienestar como la recogida de basuras o el mantenimiento de jardines.
¿Cuál cree que es el colectivo  más dañado por los recortes?
Los recortes implican expulsar del sistema de protección a dependientes y hacer crecer el copago hasta el punto de que las rentas más bajas lo tienen difícil (y se está viendo cómo año tras año hay menos personas en residencias, centros de día o ayuda a domicilio). Las personas que dependen de otros y los que se han quedado sin trabajo y sin subsidio que les proteja son las que más lo están sufriendo y esto es lo que está haciendo que crezca la pobreza.
Alfredo Pérez Rubalcaba dijo el otro día en el cierre de la Conferencia Política que los socialistas han vuelto. ¿Dónde han estado hasta ahora?
(Risas) A mí me parece que este es un error de algunos políticos que pretenden ponerle el titular a los periodistas y yo siempre digo que los titulares los ponen los periodistas nos guste o no y nosotros lo que tenemos que hacer es argumentar pedagógicamente. Creo que lo que quería decir es que hemos estado encogidos porque nos hemos sentido responsables de no haber previsto la dureza de esta crisis y no haber tomado medidas en otra dirección distinta a la que lo hicimos, como el cambio constitucional corriendo y deprisa para que el control del gasto financiero primara sobre otras cosas...
¿Cree que esto puede tener arreglo?
Sí. Cada vez hay más grupos políticos que coincidimos en que hay que crear consenso para cambiar la Constitución para que las políticas sociales se conviertan en derechos fundamentales.
¿Cuál le gusta más de todos los nombres que parece que se van a postular como posibles sucesores de Rubalcaba?
 A mí no me gustan los nombres individuales. Llevo 40 años en el PSOE y siempre he creído que cuando se hace una cultura del hiperliderazgo lo hacemos mal los socialistas. Nosotros tenemos que hablar de equipos y yo votaré al hombre o mujer que diga que con  otras personas formará un férreo equipo para sacar adelante el proyecto de país que tiene. A quien me venga diciendo que es supermán o superwoman le diré que no me sirve.