scorecardresearch

La UBU evaluará las causas del derribo del Niño Jesús

J.M.
-

La Universidad acepta la invitación para elaborar un informe externo que se incorporará al expediente sancionador y ayudará a decidir si procede multar a la empresa constructora

Imagen de abril de 2019, cuando ‘desapareció’ parte de una fachada. - Foto: Valdivielso

La Universidad de Burgos ha aceptado la invitación del Ayuntamiento para colaborar en el esclarecimiento del 'derribo' parcial de la fachada de las antiguas instalaciones del colegio Niño Jesús, reconvertido tras su rehabilitación en bloquees de viviendas de lujo. La institución académica elaborará un informe que se incorporará al expediente sancionador (reabierto tras haberse caducado en varias ocasiones) y del que deberá concluirse si el desmontaje de parte de una de las fachadas fue evitable o estaba justificado por causas de fuerza mayor.

La historia se remonta al año 2018, momento en el que el Ayuntamiento concedió la licencia que permitiría transformar el antiguo colegio en viviendas. Con la condición, eso sí, que se conservara la fachada original. Sin embargo, en abril de 2019 la empresa Bellbrick decidió unilateralmente desmantelar una parte (la que mira hacia Aparicio Ruiz) ya que, según defendían, existía un «riesgo muy alto de daños a personas y cosas» ya que algunos elementos podían venirse abajo.

Cuando el Ayuntamiento quiso reaccionar era ya demasiado tarde. Y no solo eso, se admite internamente en el número 1 de la Plaza Mayor que ése era el momento para haber recabado todas las pruebas ante la garantizada apertura de un expediente sancionador.

Nada más iniciarse el mandato se abrió un expediente pero caducó. Y en enero de 2021 se abrió otro que volvió a caducar. Entre medias, la instrucción del mismo pasó de proponer una sanción de 150.000 euros a dejarla a cero. Se admitían los argumentos de la empresa de que habían concurrido motivos de «fuerza mayor» que obligaron a eliminar una parte de la fachada protegida.

Recientemente se ha sabido que el jefe de Licencias (así lo aseguró en una comisión) se negó a firmar al resolución que proponía el archivo del expediente y que suponía exonerar a la constructora del pago de multa alguna. El que se ha abierto tardará meses en resolverse.