CEPILLOS 2.0

A.S.R.
-

La Catedral facilita la entrega de donativos con la instalación de dos dispositivos electrónicos, en Los Condestables y Santo Cristo

CEPILLOS 2.0 - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

No llevar dinero en la cartera o suelto en el bolsillo deja de ser una excusa para escaquearse de dar un donativo a la Catedral. Nadie engañará al cepillo electrónico con ese pretexto. Y dos ya se encuentran a pleno rendimiento en el templo Patrimonio de laHumanidad. Uno en el interior de la capilla de los Condestables, que hace ojitos al turista y apela a su dadivosidad para contribuir al mantenimiento de la Seo, y otro en la entrada de la del Santo Cristo, dedicada al culto, que busca a quienes desean la bendición y protección del Cristo de Burgos.
Estos modernos dispositivos, instalados en colaboración con el Banco Sabadell, posibilitan la entrega de esta limosna con contactless, sistema de pago sin contacto a realizar a través del teléfono móvil, tarjeta de crédito, Wifi... La pantalla inicial da la opción de contribuir con 2, 5, 10 y 15 euros.
Pero este cepillo del siglo XXI también quita todos los argumentos a quienes se amparen en los métodos clásicos para no apoquinar. La misma máquina facilita la colaboración a la antigua usanza con una ranura que engulle, y así lo especifica en español e inglés, euros o cualquier divisa (libras, dólares, yenes, yuanes...).
Y para mantener la generosidad de los fieles más tradicionales, estos aparatos, de los que la Catedral de la Almudena de Madrid fue pionera en su uso, conviven con los de siempre. El colocado a la entrada del Santo Cristo compite con dos antiguos, que, respectivamente, piden donativos para la restauración de la Catedral y como limosna para el culto de la imagen de la capilla. Quedan además los de Santa Tecla y distintos lampadarios.
El canónigo Juan Álvarez Quevedo, delegado diocesano de Patrimonio, apunta que aún es pronto -apenas llevan veinte días- para valorar su rendimiento. «Se trata de acomodarnos a las nuevas tecnologías y modernizarnos, aunque el fin sigue siendo el mismo, que es la contribución a la conservación de la Catedral», subraya y matiza que sopesarán colocar más en función de la marcha de estos dos puestos a prueba.