scorecardresearch

Florentina Sainz, primera mujer con 'autoridad laboral'

G. ARCE
-

La nueva responsable de la Oficina Territorial de Trabajo de la Junta de Burgos asume la plaza que dejó vacante Andrés Padilla, que se jubiló en junio tras 6 años en este puesto

A la izquierda, Florentina Sainz, en una imagen de archivo; a la derecha, Andrés Padilla, anterior responsable de la Oficina Territorial de Trabajo. - Foto: Luis López Araico y Alberto Rodrigo

Florentina Sainz ha asumido la jefatura de la Oficina Territorial de Trabajo de la Junta de Castilla y León (OTT), accediendo a la plaza que dejó vacante su antecesor, Andrés Padilla, que se jubiló el pasado 1 de junio tras 6 años al frente de esta responsabilidad. Es la primera mujer que ocupa este cargo, conocido entre empresarios, sindicados y trabajadores como la 'autoridad laboral' y clave para la gestión de temas estratégicos como los últimos ERTEpropiciados por la pandemia, la prevención de los accidentes y la salud en los centros trabajo, las elecciones sindicales o los convenios colectivos, entre otras materias.

Sainz entró a trabajar en la OTT hace 21 años y hasta su último nombramiento estaba al frente de la Unidad de Relaciones Laborales y Fomento del Empleo. Su trayectoria en este organismo comenzó con la gestión de las subvenciones de economía social, entre ellas a los trabajadores con discapacidad y los centros especiales de empleo, una de las tareas importantes que realiza la OTT.

En una primera etapa también ejerció como secretaria de Antonio Corbí, 'autoridad laboral' desde febrero de 1997 hasta febrero de 2015, y pudo compaginar su trabajo con los estudios de la Diplomatura de Educación Especial que cursó en la Universidad de Burgos y que culminó con el Premio Extraordinario de Fin de Carrera.

Florentina Sainz ha vivido los periodos más complejos y de mayor presión de trabajo en este organismo, desde la crisis de los ERE tras las recesiones económicas a partir de 2007, con el fin del conocido como boom del ladrillo, hasta la avalancha de ERTE vivida a lo largo de 2020 y que aún hoy sigue dando sus último coletazos. 

Entre medias, la reforma laboral (ahora cuestionada) eliminó el papel mediador de la 'autoridad laboral' en los conflictos propiciados entre empresarios y sindicatos por los expedientes de empleo. Si antaño tenían potestad para apoyarlos o denegarlos, ahora solo los comunica a la Inspección de Trabajo y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) tras la supervisión de toda la documentación, una tarea descomunal tras declararse el estado de alarma el pasado 14 de marzo de 2020. 

Sí mantiene su competencia en  el ámbito de las conciliaciones laborales, previas a las demandas judiciales, en la mayoría de los casos, por reclamaciones por despidos o cantidad de dinero de salarios. Los convenios colectivos también se comprueban y registran en la OTT.

Bajo su nueva responsabilidad  está también el ámbito de la seguridad y salud laboral. Entre otros campos, se ocupan del análisis y estudio de las condiciones de trabajo en todos los sectores de actividad (centros de trabajo, instalaciones, equipos, condiciones ambientales...). También hacen lo propio en accidentes y enfermedades profesionales, asesoran desde un punto de vista técnico a la Inspección de Trabajo, a los sindicatos, a las empresas y a los trabajadores. También realizan cursos básicos de prevención, jornadas técnicas especializadas, charlas en los colegios...