scorecardresearch

El PSOE considera una imposición política el tráfico privado en el bulevar

Á.M. / Burgos
-

Subraya que la idea del proyecto ganador fue siempre la de suprimirlo y que así se diseñó

 
El concejal socialista Antonio Fernández Santos volvió a criticar ayer la decisión política de permitir el tráfico privado en los dos carriles (uno por sentido) que tendrá el futuro bulevar de la calle Vitoria. Según recordó, en la idea ganadora se hablaba de «restringir» la circulación salvo a autobuses, taxis, carga y descarga y vecinos de la calle, idea que se mantuvo en el Plan Director de Gamonal y Capiscol.
Coincidiendo con la redacción del anteproyecto, el alcalde, Javier Lacalle, descartó esta opción y declaró que su Ejecutivo sí permitiría a cualquier vecino circular con su coche, pero sabiendo que la limitación a un carril por sentido en beneficio de mayores espacios verdes y peatonales eliminaría el carácter de ‘vía rápida’ que tiene la heredada travesía de la antigua carretera Nacional.
En ese documento se señaló que «se prima el uso peatonal y del transporte público» y de «dar prioridad», pero no de una restricción total. En el proyecto de ejecución se vuelve a recoger que «en el tramo entre Santa Bárbara y el Pueblo Antiguo de Gamonal se prima el uso peatonal y del transporte público» y «en el estudio de tráfico que se realizó en la fase de anteproyecto también se prevé esta restricción», añadió el concejal.
Dicho esto, Fernández Santos acusó a Lacalle de «mentir porque no es verdad que haya documentos para decir que se ha modificado el proyecto». También desecha la explicación de los redactores del proyecto, que volvieron a ratificar la pasada semana que «nada impide que pase el tráfico» por ambos carriles. «Eso no es lo que estaba previsto», añadió el edil.
A su juicio, «la manipulación del alcalde les ha hecho abjurar de su proyecto (a los arquitectos)» y cree que habrá problemas con el flujo del tráfico privado cuando se limite a un carril por sentido la circulación en el segmento entre Santa Bárbara y Eladio Perlado.
No es la primera vez que Fernández Santos critica esta decisión de abrir la mano al uso privado de los viales. Ya en diciembre del año pasado declaró que la posibilidad de vetar el tráfico privado «era una oferta valiente y perfectamente realizable», motivo por el que acusó al PP de engañar a los vecinos porque «se les prometió un lugar peatonal y se mantendrá el tráfico».
También se desmarcó «de IU y UPyD porque nosotros sí creemos que hay que intervenir en la calle Vitoria», pero criticó las escasas dimensiones del párking y la alta inversión en la urbanización.