scorecardresearch
Editorial

El curso escolar debe mantener en la agenda la cuestión sanitaria

-

El inicio de un nuevo curso escolar está cada vez más cercano en el tiempo y, al igual que sucede con la materia sanitaria, la educativa también cuenta con sus propias particularidades en cada una de las comunidades autónomas. Aunque todavía falta por celebrarse una reunión sectorial entre el Ministerio de Educación y los responsables de esta área de cada región, desde las distintas autonomías se cuenta con el convencimiento de que el próximo curso será incluso más seguro que el anterior en base a que la mayoría de los docentes y buena parte del alumnado ya están vacunados, lo que puede redundar en la relajación de algunas medidas.

El pasado mes de mayo, las comunidades acordaron un protocolo anticovid con el Ministerio de Educación y, en teoría, este curso comenzará con ese acuerdo como base, a falta de los flecos que se traten en el mencionada encuentro sectorial, que se celebrará la próxima semana. Es preciso recordar que la evolución de la pandemia ha contado, a lo largo de los meses, con distintos picos que se materializaron en las sucesivas olas sufridas, también con desigual incidencia y consecuencias. La quinta ola, donde la variante delta es la predominante, es más dañina y letal que algunas de las anteriores, con lo que se demuestra que la guardia se debe mantener alta en todo momento para conseguir que los perjuicios sean los mínimos posibles entre todos los colectivos de la población, incluido también el escolar.

Por este motivo, desde todas las comunidades autónomas se ha de realizar el máximo esfuerzo para que todos los escolares que se pueden vacunar -a partir de los 12 años, ya que para edades inferiores todavía se está en la fase de ensayos en cuanto al tema de sueros- lo estén en el inicio del curso, porque ese será el primer escudo contra el virus una vez que los alumnos regresen a las aulas.

De esta forma, las pretensiones de las distintas consejerías de Educación de garantizar la presencialidad de los estudiantes en todas las etapas serán más factibles, al tiempo que se podrán contemplar actuaciones como reducir la distancia de seguridad, volver a compartir materiales o retomar las actividades extraescolares.

Estas son las intenciones de la mayoría de las autonomías de cara al inminente inicio del nuevo ejercicio docente y, aunque la vacunación entre escolares, docentes y profesionales que trabajan en los centros educativos es un avance importante, también resulta preciso mantener el ejercicio de responsabilidad por parte de todos los implicados, porque la pandemia sigue entre nosotros y su evolución también dependerá del comportamiento de toda la ciudadanía.