scorecardresearch

El Colacho saltará el 19 de junio a los bebés del último año

R.E. MAESTRO
-

Castrillo de Murcia se prepara para su gran cita tras el parón por la pandemia. Se mantienen, de forma excepcional, los cargos de la Cofradía y se prevé que acudan cientos de personas

El domingo 15 se conmemoraron los 400 años de la fiesta del Colacho con una procesión en la Catedral. - Foto: DB

Castrillo de Murcia recupera su Fiesta de Interés Turístico Regional después de no poder celebrarse durante las dos últimas ediciones debido a la pandemia y el Colacho volverá a saltar el domingo 19 de junio a los niños nacidos durante este último año. Además, de manera excepcional, en esta ocasión no se han renovado los cargos de la Cofradía del Santísimo Sacramento como de costumbre y se mantienen así los mismos que fueron nombrados para el 2020 al tener que suspender la celebración.

La programación de esta tradicional fiesta arrancará el miércoles 15 de junio con el canto de vísperas, la vuelta por las calles y el toque de oración para seguir el día 16 -coincidiendo con el Corpus Christi- con las vueltas del Atabalero y del Colacho. El sábado por la mañana se desarrollarán algunas novedosas actividades paralelas como una exposición de aves rapaces y cetrería, un taller infantil para conocer más sobre las aves o una exhibición de vuelo para todos los públicos. Por la tarde llegará la vuelta por las calles y al caer la noche se llevará a cabo un gran espectáculo de luz, música y fuego.

La procesión eucarística, el salto y la bendición de los niños llegará el domingo día 19, desde las 18 horas. Se trata de la jornada más conocida por la sociedad y cada año consigue reunir a cientos de personas atraídas por una celebración única en el país. De hecho, en la última edición que se realizó se colocaron  sobre los colchones 84 niños del propio pueblo, de la provincia y también de otros puntos más lejanos. Tampoco faltarán luego el nombramiento de los cofrades entrantes, la procesión a la era de San Juan y el posterior reparto de pan, vino y queso con la actuación del grupo Virgen de las Nieves. El lunes se pondrá fin a esta popular festividad del municipio de la comarca Odra-Pisuerga.

«Es la primera vez que hemos tenido que repetir los cargos durante varios años», explica Rubén Alonso, que en esta ocasión ocupa el puesto de Secretario y destaca las ganas que existen en el pueblo por poder desarrollar de nuevo una tradición tan arraigada. El Abad será Fernando Arce; los priores, Héctor Corcuera y Borja Antolín; el Atabalero,  Pablo Villaverde; y el Colacho, Sergio Ortega. Además, el hecho de no haber disfrutado de esta fiesta desde 2019 causa, irremediablemente, que los niños más mayores se queden sin saltar puesto que se pueden mover del colchón.

La cita cada vez consigue reunir a cientos de visitantes y su popularidad ha ido creciendo en cada edición hasta tener un eco internacional. De hecho, como reconoce Alonso, habitualmente se suelen poner en contacto con ellos desde televisiones de Corea, Estados Unidos o Alemania para hacer reportajes sobre el evento.

Celebración de los 400 años. En esta ocasión la fiesta del Colacho también será especial debido a que en 2021 se cumplieron los 400 años de la Cofradía. Hace unos días conmemoraron dicha celebración, después de no poder realizarla como estaba previsto hace un año, y por ello desarrollaron una procesión en las naves de la Catedral con la correspondiente celebración de la eucaristía presidida por el arzobispo, Mario Iceta. Igualmente, se pretendía de este modo unirse al 800 aniversario del templo gótico. Las tarrañuelas y el bombo llegaron así a la capital, suponiendo la primera vez que el Colacho salía de Castrillo de Murcia donde estuvo arropado tanto por el Atabalero como por los cofrades.