scorecardresearch

La supresión de 80 paradas de bus pone a los vecinos en pie de guerra

C.M. / Burgos
-

Las líneas más afectadas. Son las que discurren por la avenida de Castilla y León, Río Vena y calles Cervantes y San Pedro Cardeña

Hasta ahora no se había alzado ninguna voz ni a favor ni en contra, pero cuando se han conocido al detalle las 80 paradas de autobús urbano que se van a suprimir como paso previo a la puesta en marcha del nuevo mapa de líneas algunos vecinos se han puesto en pie de guerra e incluso han iniciado una campaña de envío de quejas al Servicio de Información y Atención al Ciudadano (010). Y es que el nuevo diseño propone una drástica reducción de líneas al pasar de 32 a 16 y la previsión es que comience a funcionar a finales de verano, objetivo que será bastante difícil de cumplir.

El Servicio Municipalizado de Accesibilidad, Movilidad y Transporte Urbano (Samyt) todavía está pendiente de resolver la adjudicación del concurso para la realización de las obras por un importe de 233.827 euros, un plazo de ejecución de tres meses y al que concurrieron un total de nueve empresas. Precisamente, en el anexo al pliego de condiciones pueden verse detalladas las 80 de las 500 paradas actuales que se quitan (24 con marquesina y 56 con poste). Por el contrario, también está previsto instalar 19 de nueva creación surgidas para dar servicio a zonas que están en plena expansión urbanística.

El concejal responsable del Samyt, Esteban Rebollo, siempre ha temido dar detalles de los cambios por miedo a las quejas a pesar de que ha habido varias reuniones con las asociaciones y consejos de barrio para conocer sus necesidades, otra cosa es que se hayan incluido en el documento definitivo. Tampoco ha facilitado el diseño a los concejales de la oposición, que se lo han solicitado en infinidad de ocasiones.

Al parecer, el mapa definitivo no está concretado al cien por cien porque todavía se mantendrán algunas reuniones técnicas más y se está a la espera de la solución definitiva para que el transporte público entre en interior el nuevo Hospital Universitario (HUBU).

Sin embargo, del proyecto de reestructuración se desprende que las zonas de la antigua Coprasa, avenida de Castilla y León y Río Vena podrían ser las más afectadas por el ‘recorte’ de paradas y, por lo tanto, de recorridos. Precisamente, estos dos últimos entornos concentran a una elevada población y en ellos se sitúan numerosos edificios públicos como la Junta, la Comisaría, un centro de salud, otro de mayores y un centro cívico. La propuesta plantea quitar cuatro paradas de la calle Juan de Padilla y 10 de la avenida de Castilla y León, así como otras próximas en San Juan de los Lagos.

Por lo que se refiere a la zona de la antigua Coprasa, se han colocado carteles de protesta en sus portales ante la eliminación de la parada del autobús de la calle Esteban Sáez Alvarado, 32 y les instan a presentar quejas en el Registro del Ayuntamiento y en el Servicio 010. «¡Quéjate. Sin parada, no hay autobús!», reza el escrito.

En este entorno también se suprimen paradas en la carretera de Poza (frente al instituto) o Juan de Ayolas (centro educativo San José Artesano). También se verán afectadas algunas del G-3, calle Cervantes o San Pedro de Cardeña, de modo que temen que el barrio quede aislado.

19 nuevas

Por el contrario, se colocarán 19 nuevas paradas principalmente en la confluencia de Islas Canarias con Pessat, en la confluencias del bulevar con la calle Madrid y en las cercanías de la estación de tren Rosa de Lima Manzano.

Desde la filas del Partido Socialista, el concejal Carlos Andrés Mahamud lamentó que la reorganización de los autobuses urbanos se vaya a realizar a costa de reducir servicios. «Nos tememos que se van a quitar líneas de los barrios periféricos, que es donde vive la gente obrera», señaló.

En el mismo sentido se pronunció el concejal de Izquierda Unida, Raúl Salinero, quién defendió la necesidad de incrementar las prestaciones de un servicio tan demandado como el de los autobuses urbanos, tal y como se lo han transmitido los vecinos en las reuniones que el edil ha mantenido por diferentes barrios de la ciudad. También lamentó el «oscurantismo» que ha presidido desde hace casi un año el diseño del nuevo mapa por parte del concejal Esteban Rebollo.

Diferentes asociaciones vecinales consultadas por este periódico aseguran que han remitido sugerencias al Samyt, tal y como se les pidió, y que tras una reunión celebrada en octubre de 2012 no han vuelto a saber nada del rediseño y desconocen cualquier detalle del mismo.

Los autobuses urbanos registraron el año pasado un total de 3.378.096 viajeros, 591.318 menos que en 2011, y 4,7 millones de euros de ingresos (240.000 más) debido al incremento del precio del billete. Paralelamente, será necesario renovar la mitad de la flota al encontrarse muy deteriorada por el uso y el paso del tiempo.