scorecardresearch

La Vuelta de las reivindicaciones

P.C.P.
-

Vecinos de toda la provincia aprovechan el paso de los ciclistas para quejarse de travesías peligrosas, carencias sanitarias o parques eólicos. Esta semana volverán a atacar

El grito de auxilio de los usuarios de la sanidad rural se escuchó sobre todo en la Ribera. - Foto: Alberto Rodrigo

A veces como una exhalación, otras boqueando como un pez fuera del agua, los ciclistas pasan. Y la carretera queda.Por eso quien aspira a dejar huella en una carrera y no compite, escribe sobre el asfalto. En él perviven durante años los nombres de los ídolos y los anhelos de los aficionados, no solo del que viene de lejos, sino también del que habita paisajes tan bellos desde el aire como complejos a pie de campo.

Al mundo rural le atacan más que al líder: despoblación, desmantelamiento de los servicios, brecha digital... De ahí que deba aprovechar su segundo de gloria en un escaparate internacional como es la Vuelta Ciclista a Burgos, aunque algunos pueblos, por ejemplo del Valle de Santibáñez, ni siquiera la puedan seguir por La 8Televisión, porque no se sintoniza.

 El movimiento de defensa de la sanidad rural que ha calado especialmente en las comarcas de la Ribera y elArlanza ha sido uno de los más activos en la ronda morada. A las pancartas de petición de auxilio y contra el cierre de los consultorios se ha unido otro gesto de protesta que quizás haya pasado desapercibido, el de una prenda de color blanco colgada en los balcones. 

En Medinabella reclaman semáforos y reductores de velocidad.En Medinabella reclaman semáforos y reductores de velocidad. - Foto: Miguel Ángel ValdivielsoAmarillo ha sido el color que han elegido en las Merindades para expresar su oposición a la abrupta y descontrolada proliferación de parques eólicos, que amenaza con destrozar el paisaje de la comarca. La meta de Espinosa de los Monteros estaba salpicada de banderas con el lema Así no. 

Esa etapa atravesó Medina de Pomar, donde vecinos de la urbanización Medinabella sacaron una pancarta al paso del pelotón para reclamar la instalación de semáforos y reductores de velocidad en la travesía. El 31 de julio se produjo un atropello, en el que falleció el perro de una mujer. Residentes en la zona denuncian la gran velocidad a la que se circula por la zona y exigen al Ayuntamiento que actúe para evitar una tragedia mayor. 

Descontento también en el extremo sureste de la provincia por otra travesía, la de Araúzo de Torre. Con cacerolas recibieron a los ciclistas los vecinos y veraneantes de esta localidad, que ha visto como el arreglo de lo que antes era un camino, dentro de la mejora de la carretera que va de Caleruega a Peñalba de Castro, ha aumentado el turismo en la zona.Pero también el tráfico de vehículos, sin que se hayan tomado medidas para proteger a los peatones, como pasos de cebra, espejos en las intersecciones o badenes. Además, el único bar del pueblo se encuentra a pie de carretera, como subraya la pintada sobre el asfalto. 

Araúzo de Torre se echó a la calle para reivindicar mejoras en la carretera que faciliten el paso a los vecinos y obliguen a reducir la velocidad.Araúzo de Torre se echó a la calle para reivindicar mejoras en la carretera que faciliten el paso a los vecinos y obliguen a reducir la velocidad. - Foto: Alberto RodrigoCon medio mundo pendiente de La Vuelta, las protestas se pueden amplificar esta semana en las primeras etapas en territorio burgalés.Ya las han anunciado Pinedillo, por el asfaltado de su carretera, y Tordómar, por la mejora del puente. Seguro que no están solos.