scorecardresearch

Sobrón invertirá 5 millones en relanzar el turismo

Ó. CASADO
-

El Ayuntamiento de Lantarón, al que pertenece el pueblo alavés, olvida la recuperación del balneario, pero quiere obtener el dinero de fondos europeos para activar el museo del agua y crear un embarcadero

Imagen de parte de las instalaciones del Museo del Agua junto a la estructura metálica del último intento de reconstruir el balneario, que ahora se va a derribar. - Foto: Ó.C.

Sobrón representa una de las joyas naturales del entorno de Miranda. En suelo alavés, este núcleo creció entre finales del siglo XIX y principios del XX como destino turístico a la sombra de un balneario. Tras años de abandono y varios intentos de recuperación, el Ayuntamiento de Lantarón -en el que está encuadrado Sobrón- quiere abandonar este sueño para desarrollar el potencial natural que atesora este rincón, en el que pretenden invertir una cantidad que ronda los cinco millones de euros.

«Los árboles no nos dejaban ver el bosque y lo que fue Sobrón nos impedía empezar con otras posibilidades», afirma Javier Uriarte, cabeza visible del Consistorio alavés. El alcalde reconoce que el último intento real de poner en marcha el balneario quedó sepultado en 2016, tras la gran riada que derribó el emblemático puente que unía el manantial de Sobrón y el de Soportilla, que pertenece a Burgos. Sobre la mesa tenían un proyecto para una embotelladora con una empresa de Bilbao, y «querían invertir unos 800.000 euros pero por culpa mía no lo cerramos por no querer hacer un Pleno extraordinario y esperar al ordinario una semana más para ahorrar las dietas. Pero llegó la riada», recuerda.

La idea también contaba con una pequeña instalación turística, pero quedó en nada «por 700 euros que hubiera costado cerrar el acuerdo». Con ese recuerdo, Lantarón no ha recibido a más interesados y por eso quiere pasar página y abrir una nueva etapa. Para hacerlo, pretende lograr el dinero de fondos europeos Next Generation o los destinados a la transición justa. 

Imagen de las instalaciones del balneario en la segunda mitad del siglo XX, cuando las usaba el Sindicato Vertical. Imagen de las instalaciones del balneario en la segunda mitad del siglo XX, cuando las usaba el Sindicato Vertical. - Foto: DB

Uriarte repasa los restos que quedan del pasado, con el «hotel blanco prácticamente hundido» y un par de edificios más. Además, vinculado a uno de los intentos de revitalización del balneario queda en pie una estructura metálica abandonada junto a la carretera A-2122, «que ahora también vamos a derribar», y que se erigió dentro de un proyecto más amplio del que solo queda en funcionamiento el Museo del Agua, ubicado en la antigua ermita del balneario.

En este espacio de divulgación, Lantarón pretende dar «un giro total porque ha quedado obsoleto», ya que a pesar de que fue pionero cuando arrancó, «ahora no tiene la atracción de los primeros años y la Diputación está de acuerdo incluso en ampliarlo». Dentro del proyecto global, Uriarte avanza que donde están las ruinas del Hotel Blanco construirán un pequeño edificio para dotarlo de algunos servicios y junto a él «ubicar unos bungalós» para atraer visitantes.

Otro proyecto que también planea con los cinco millones de euros es la construcción de un embarcadero, para vincularlo con el que ya existe en la zona burgalesa del embalse. «La idea es relacionarlo con el de Quintana Martín Galíndez y atraer visitantes que puedan acudir por ejemplo al museo del agua», adelanta Uriarte.

Con estos tres pilares tratarán de impulsar la zona, aunque todavía habrá alguna actuación más «como la recuperación del frontón que estaba dentro de las instalaciones del balneario», y del edificio anexo, que «era donde metía la gente los carruajes y los coches cuando iban al hotel», rememora el alcalde de Lantarón. A todo esto sumarán un mirador en el puente tirado por el agua, nuevas sendas y una gran tirolina de 600 metros hasta la orilla burgalesa del río.

Deportes de aventura. El impulso que quieren dar ahora completará lo que tiene Sobrón en la actualidad, porque cuando pusieron en marcha el museo, también montaron un centro multiaventura «y lo último han sido varias vías ferratas que la verdad es que están funcionando muy bien», puntualiza Javier Nieva, presidente de la Junta Administrativa de Sobrón. Con todo lo que hay previsto, espera que aumente este tipo de turismo «que sí que se nota sobre todo los fines de semana», reconoce desde el hotel que regenta y que fue uno de los que se montó para aprovechar la inercia del balneario junto a otros que ya no están activos.

Tal vez por ese pasado, Nieva afirma que «las aguas medicinales de Sobrón son únicas por lo que siempre será un proyecto latente», sobre todo porque «manantiales medicinales en España declarados creo que hay unos 130 y conseguir esa declaración ahora es muy complicado», sostiene.