scorecardresearch

Un fotógrafo burgalés virtualiza el Consistorio de Barcelona

A.G.
-

El freelance Daniel Bartolomé, cuyo trabajo ya se puede ver en la web del consistorio catalán, echa de menos Burgos y afirma que le encantaría hacer lo propio en sus monumentos

En la web del consistorio catalán se pueden ver algunas de las estancias más importantes que ha escaneado el burgalés Daniel Bartolomé, como el Saló de Plens.

No hace falta recorrer los algo más de seiscientos kilómetros que separan Burgos de Barcelona para disfrutar de algunos de los rincones más singulares de su Ayuntamiento, como el Saló de Cent, construido en 1369 y que constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica civil catalana, o las pinturas murales que representan varios episodios de las batallas de los catalanes almogávares en su lucha contra los turcos, y que pueden verse en el Saló de Croniques, diseñado en 1929. Estas joyas artísticas están al alcance de un click desde hace apenas unos meses, cuando el consistorio que dirige Ada Colau decidió virtualizarlas y encargar esta labor a uno de los fotógrafos freelance más reconocidos, el burgalés Daniel Bartolomé, afincado en la capital catalana desde hace varios años. 

«Cuando empecé a trabajar, de una de las primeras cosas de las que me acordé fue de mi pasado en Burgos. Escaneando aquellos salones góticos del Ayuntamiento de Barcelona pensé en lo interesante que sería poder exportar esto a mi tierra», explica este profesional, nacido en Alemania porque su padre, de Quintanar de la Sierra, emigró allí, y que pasó su infancia y buena parte de su adolescencia y juventud en Burgos. De momento, se puede ver el trabajo que Bartolomé ha hecho tanto en el Saló de Cent y el de Croniques ya citados como en el del Saló de Plens o de Carles Pi i Sunyer, y aún queda alguna pieza más por colgar para completar estos tours virtuales que tan de moda se han puesto como consecuencia del frenazo a la movilidad que ha supuesto la pandemia por coronavirus.

Bartolomé trabaja con un sistema denominado Matterport que permite transformar espacios reales en digitales y que él define como «el servicio más avanzado del mercado, la Champions League, con una calidad y una versatilidad inmensas que incrementan el conocimiento de un espacio a distancia, lo que a las instituciones les ha venido bien puesto que no se podían hacer visitas presenciales».

La misma herramienta utiliza en su trabajo publicitario para empresas inmobiliarias, de manera que si el cliente no quiere moverse para ver un piso puede hacerlo tranquilamente desde su ordenador: «Esto no es exactamente una novedad ya que Google lo hace, pero no con la misma calidad y, además, es un mastodonte que tiene sus propias reglas y que a veces no opera con toda la transparencia o no te da todas las facilidades del mundo. El único contrato que tienes con Matterport es que mantienes tu cuenta, pero es tuya y puedes hacer con ella lo que estimes». 

La memoria. Con una cámara 360 que permite disparar en todas las direcciones, el profesional se desplaza y la aplicación va generando una especie de malla que alinea los puntos que se van escaneando, lo que a Bartolomé le encantaría hacer no solo con la Catedral, que va a visitar próximamente, sino también con el Monasterio de las Huelgas o cualquier iglesia más pequeña. «Mi motivación viene de mi memoria, de dónde vengo, y de que esta es una herramienta fantástica para preservarlo de una forma muy novedosa y que la gente tenga acceso a todo esto a distancia», indica este profesional, que en el año 2002 ganó la décima edición del concurso de fotografía que organizaba la Fundación Caja de Burgos.  

Daniel Bartolomé estudió Fotografía en la Universidad de Brighton y lleva años dedicándose a la publicidad  para firmas como Adidas, Peugeot, Agatha Ruiz de la Prada o Lidl. Ha hecho también trabajos para En Comú Podem, como el seguimiento de la campaña de Ada Colau, o fotografías de deportistas como Ricky Rubio y Sergio Busquets. Entre sus planes está venir a Burgos en breve para presumir de lo cuidada que está la ciudad, «algo que no es muy fácil de ver en otras partes».