scorecardresearch

Un maleficio que dura más de una década

JOSÉ A. DEL CURA
-

La Arandina no gana en Las Salinas de Tordesillas desde el año 2009 (lo hizo por 0-5). Desde entonces, solo ha sumado dos empates en sus visitas a tierras vallisoletanas

Álex Izquierdo dialoga con Ayoub y Álex Gómez durante el partido ante el Tordesillas. - Foto: Luis López Araico

La Arandina se enfrenta este domingo a uno de los retos más complicados esta temporada. No por entidad del rival, que también, sino porque ante el Tordesillas, el conjunto que dirige Álex Izquierdo tratará de hacer una doble pirueta estadística sobre el césped de Las Salinas. La primera de ellas, superar al equipo vallisoletano en el marcador, algo que los blanquiazules no consiguen desde hace más de una década. La segunda, doblegar con ello a una de las plantillas más fiables del curso en casa (lo ha ganado todo menos un empate cedido ante el Júpiter Leonés), para seguir escalando posiciones en la tabla clasificatoria.

Y es que, aunque el cuadro turresillano llegue en estos momentos en una dinámica de resultados venida a menos a la cita, algo que reconocía el propio Álex Izquierdo en rueda de prensa previa (dos derrotas y un empate en los últimos tres partidos para los de Chuchi Macón), no puede obviarse ni la calidad de los futbolistas rojiblancos, ni que dos de esos últimos marcadores llegaban, precisamente, ante equipos como Guijuelo o el Júpiter Leonés, actual líder del Grupo VIII. Un escenario que, intuye, provocará «una tremenda igualdad» en partido, y ante el que el técnico ribereño asume, «no habrá muchas ocasiones» de cara al gol.

De hecho, en su caso particular, Izquierdo destaca como punto de partida que sus hombres tendrán que enfrentarse este domingo a «un equipo muy rocoso, sólido atrás, y contundente en las acciones defensivas». Un punto reflejado en las numerosas porterías a cero logradas por los vallisoletanos en casa esta temporada, y que hasta la fecha han permitido al Tordesillas mantenerse en liza por los puestos de cabeza (son sextos a un punto del playoff). Duro reto por tanto, pero no imposible.