La abadía de Silos reabre el claustro románico y el museo

I.P.
-

Como exige el protocolo, será obligatorio el uso de mascarillas, lavarse las manos con hidrogel y mantener la distancia de seguridad durante el recorrido

Vista del claustro silense, una de las obras maestras del románico español. - Foto: Jesús J. Matías

Es la segunda localidad de la provincia más visitada, después de Orbaneja del Castillo, según los ranking de los portales turísticos más importantes. Y su principal atractivo es la abadía benedictina con su joya, el claustro románico de doble planta. La crisis del coronavirus ha mantenido alejados a los turistas de la villa silense, pero desde esta semana la comunidad religiosa abre de nuevo sus puerta a las visitas, en el recorrido que ya era habitual, el claustro, el museo y la singular farmacia. También se retoma el horario que regía anteriormente, es decir, de lunes a sábado, de 10,00 horas a 13,00 horas y de 16,30 horas a 18,00 horas. Los domingo y festivos varia el horario, de 12,00 horas a 13,00 horas aunque se mantiene el de tarde, de 16,30 a 18,00 horas. Los lunes permanece cerrado.
Como exigen los protocolos de la nueva normalidad después de la desescalada, el monasterio se somete a las medidas de seguridad y protección al igual que el resto de monumentos o museos, de tal manera que el uso de la mascarilla será obligatorio así como el de hidrogeles para las manos y mantener la distancia de seguridad.
En principio, apuntan desde la abadía, no hay limitación de aforo, ya que se entiende que las visitas están bastante controladas ya y a la espera de ver la afluencia de visitantes que en estos primeros días no se espera que sean excesivas. Si se diera el caso contrario, se iría haciendo otro planteamiento, añaden desde la comunidad benedictina, que se muestran satisfechos de poder reabrir los tres espacios del monasterio a los visitantes, lo que favorece igualmente a la propia villa silense que, como todos los lugares con interés turístico, ha sufrido durante estos meses de confinamiento la ausencia de visitantes, con una repercusión en los sectores de la hostelería y restauración y el comercio en general. Ahora, los silenses esperan que la apertura del claustro románico reactive el turismo en la localidad.
Además de las visitas al claustro, museo monacal y farmacia, los fieles podrán disfrutar de los cantos gregorianos que los monjes entonan durante las celebraciones eucarísticas en la iglesia del monasterio -que no entra en el recorrido turístico-, en horarios de 09,00 horas, 13,45 y19,00 horas. Los lugares de origen de los visitantes a la villa son nacionales, con madrileños y vascos en las primeras posiciones.