scorecardresearch

Urbanizar la calle Sextil costará 135.000 euros

C.M.
-

La falta de mantenimiento ha deteriorado la calzada, que tiene grietas y socavones, además de una acera con numerosas baldosas levantadas

Este vial olvidado durante años queda situado frente al centro de transportes Aduana de Villafría. - Foto: Patricia

La calle Sextil, situada en la conocida como barriada Moisés, se levantó durante los años 60 y 70 en pleno crecimiento del polígono industrial Gamonal-Villímar para dar servicio a un bloque de vivienda pero no se completó su urbanización y los espacios públicos no presentan el mejor estado. El Ayuntamiento proyecta una ambiciosa actuación, tras años de olvido, que tendrá un coste de 135.000 euros y con una duración prevista de dos meses de obras. 

En la actualidad la calle cuenta con un vial de 7 metros de anchura y una acera en el margen derecho mientras que el lado izquierdo se usa para aparcar en batería de una forma no ordenada. El aglomerado del vial adolece de mantenimiento y conservación y presenta diversas grietas y baches, mientras que las aceras tiene numerosas baldosas rotas. 

Desde hace años los vecinos vienen reclamando una intervención y ahora se atenderá su demanda con la renovación de la pavimentación de la calle, incluyendo el vial y la acera. El trazado de la nueva vía seguirá las cotas y alineaciones de la calle existente para mantener los accesos a portales y bajos. También se diseñarán dos aceras, una a la derecha, que da servicio al bloque de viviendas, y otra a la izquierda, situada junto al aparcamiento, del que quedará separada.

Se han proyectado asimismo dos pasos de peatones, uno en la intersección entre la calle Sextil y la vía de servicio de la N-1, y otro al comienzo del bloque de viviendas y se reforzará la señalización mediante la colocación de dos indicadores verticales.

Paralelamente, se colocará alumbrado en báculo de una altura de 8 metros de tecnología led y se dotará a la zona de nuevo mobiliario urbano. Se colocarán cinco bancos y dos papeleras junto al aparcamiento. El Ayuntamiento ya ha convocado el concurso y las empresas interesadas tienen de plazo hasta hoy, 4 de julio, para presentar sus ofertas.

En esta calle, situada en el barrio de Villafría, había un taller que dio trabajo a un gran número de familias, lo que hizo que los propietarios del mismo decidieran erigir un bloque de 64 viviendas para albergar a sus empleados y allegados. Por aquel entonces las casas no disponían de cuartos donde almacenar el carbón que empleaban las cocinas, lo que les obligó a guardarlo en improvisadas casetas levantadas a base de palés, chapas o telas en plena calle. Con la llegada de las cocinas de gas se abandonaron y algunas fueron empleadas como perreras, confiriendo a este entorno un aspecto degradado. 

La calle está incluida en el denominado sector S-5, que el PGOU califica como industrial y que contemplaba una actuación integral en más de 10.000 metros cuadrados de suelo, donde se dispondrían espacios públicos como un parque o un carril bici junto al Vena que conectase con la ciudad o la limpieza de los márgenes del río, pero las previsiones se quedaron en agua de borrajas.