scorecardresearch

Iberdrola impulsará la eólica marina en España con 1.000 millones

Agencias
-

La compañía energética avanza su intención de poner en marcha un parque de 300 megavatios en la costa del país con la financiación de los fondos europeos

La compañía eléctrica mantiene una fuerte apuesta por la instalación de palas marinas en sus planes de expansión. - Foto: CHRIS JAMES / CHRIS JAMES

Iberdrola anunció ayer que impulsará la eólica marina flotante en España con el que sería el primer proyecto de este tipo a escala industrial en el país, con una inversión de más de 1.000 millones de euros para la puesta en marcha de 300 megavatios (MW) en la costa española.

El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán presentó este proyecto a los fondos europeos del programa Next Generation EU, al estar alineado con los pilares del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, y consideró que «representa una oportunidad para desarrollar cadena de valor en el país y situar a la industria nacional como referente internacional».

La multinacional aseguró que esta iniciativa sería la punta de lanza para el expansión de esta tecnología con la creación de hasta 2.000 MW eólicos flotantes que la compañía ya ha identificado y que podrían levantarse en territorio nacional, bien en la costa gallega, la andaluza o en las Islas Canarias.

El estudio, diseño e ingeniería podría iniciarse este mismo año y hasta su entrada en operación, prevista en 2026, generaría más de 2.800 empleos anuales y requeriría la participación de 66 empresas y centros tecnológicos españoles, incluyendo 52 pymes. A corto plazo, en el escenario 2021-2022, y antes el arranque de la fase de construcción, podría generar entre 1.000 y 2.000 puestos de trabajo.

La nueva infraestructura contribuiría, asimismo, a la lucha contra el cambio climático, evitando la emisión a la atmósfera de 202.500 toneladas de CO2 al año.

Iberdrola señaló que pondría así en valor las capacidades de un tejido industrial que ha contribuido a crear en el país en los últimos años. De hecho, la eléctrica ha colaborado con proveedores españoles como Navantia, Windar, Ingeteam o Haizea Wind para la construcción de componentes críticos de sus parques eólicos marinos Wikinger (Alemania) e East Anglia One (el Reino Unido) y los que mantiene en desarrollo, como es el caso de Saint Brieuc (Francia).

Esta actividad ha impulsado una base empresarial, que ha convertido a España en el quinto país del mundo por número de fábricas en la cadena de suministro del sector eólico marino.

Iberdrola es, además, un referente internacional en el mercado eólico marino y cuenta con una de las mayores carteras eólicas marinas del mercado, que se eleva a más de 30 gigavatios (GW).

 

150 iniciativas

El proyecto forma parte de las 150 iniciativas presentadas por la compañía a programa Next Generation UE -en los ámbitos de la electrificación del calor, offshore flotante, movilidad sostenible, hidrógeno verde, renovables innovadoras, redes inteligentes, economía circular y almacenamiento energético-, que movilizarían inversiones de 21.000 millones e involucrarían a cientos de pequeñas y medianas empresas.

La energética estimó que estas inversiones permitirían generar 45.000 puestos de trabajo al año, un crecimiento económico de más del 1,5% del PIB, la mejora de la competitividad y de la balanza de pagos -entre 500 y 1.000 millones de euros al año- y la contribución al reto demográfico, ya que se incluyen más de 7.000 millones euros en entornos rurales.

Adicionalmente, Iberdrola despliega un plan inversor de 14.300 millones a 2025 en España, enmarcado en una estrategia de crecimiento que le llevará a destinar 75.000 millones en el mundo.