La Escuela de Teatro retoma las clases en julio y septiembre

I.L.H.
-

Reunirán a todos los alumnos en el Teatro Clunia y la Casa de Cultura de Gamonal, prescindiendo del Principal por ser un espacio reducido. Mientras tanto, los profesores llevan sin cobrar desde enero y desconocen cuál será su futuro

El director y profesor, Jesús Sanz (i), y los docentes Mariví Ramos (en la escalera), Carmen Moral y Alberto Fernández, en el escenario del Teatro Clunia. - Foto: Alberto Rodrigo

Tan inusual como la pandemia. Los meses de julio y septiembre serán lectivos para la Escuela Municipal de Teatro. Los profesores y el proyecto que al inicio del curso hizo llorar al alcalde -afectado por el futuro incierto de la pasión convertida en forma de vida de Jesús Sanz, Juan Luis Sáez, Carmen Moral, Mariví Ramos y Alberto Fernández- retoma las clases para recuperar el tiempo detenido por la crisis sanitaria y poder clausurar el curso.
El 1 de julio volverán a las aulas en dos de los 3 escenarios habituales: centro Francisco Salinas-Teatro Clunia y la Casa de Cultura de Gamonal. Prescinden de la sala de ensayos del Teatro Principal por el reducido espacio, ya que la vuelta al cole se realizará por grupos de un máximo de 10 personas. «El escenario del Teatro Clunia será el tronco que sustentará buena parte de las clases por las características propias del espacio. Asume a los usuarios del Principal y a los de la Escuela de Arte Dramático. Los alumnos y alumnas que acuden a Gamonal seguirán haciéndolo allí, pero en lugar de en las aulas lo harán en el escenario, que es más espacioso», apunta el equipo docente.
La propuesta ya ha sido remitida a los estudiantes que, en su mayoría(70%) la ha aceptado con entusiasmo. «Hemos hecho un calendario riguroso de los turnos para que haya tiempo de limpiar los espacios entre unos y otros. Porque, lógicamente, retomamos las clases con las necesarias medidas sanitarias», añaden, mientras especifican que los menores acudirán a clase solo durante julio, porque también su curso concluye antes.
No que no habrá este año son las tradicionales muestras de teatro, o al menos no las habrá con público. «Las haremos internas, para el profesorado, porque es muy complicado ahora planificar este tipo de actuaciones.Ya veremos qué pasa en septiembre, pero en principio no contamos con poder hacerlas».
Para entonces toca plantearse el proyecto del nuevo curso 2020-2021, así como las inscripciones y matrículas. Y es al sacar el tema cuando les cambia el semblante porque pese a las palabras de Daniel de la Rosa prometiéndoles una solución para enero de 2020, nada ha cambiado. Salvo que la espada de Damocles la tienen clavada desde octubre pasado.

Pendientes del IMC. Remontémonos a ese dramático inicio de curso -y no va con segundas-. El Instituto Municipal de Culturay el propio alcalde anunciaron al equipo docente que el Tribunal de Cuentas exigía sacar a concurso su gestión. Como no había pliego redactado y no se les iba a poder conceder una subvención de cara a 2020 como en los últimos 32 años, prometieron buscar una solución para los meses de enero a fin de curso, como la de terminar las clases justificación la prestación de servicios.
El año 2020 empezó sin nadie cerrado, siguieron trabajando sin convenio esperando alguna notificación del IMC y tres meses después estalló la pandemia. Y así siguen:sin pliego ni prestación de servicios y con la promesa de firmar un convenio para salir del paso. Pero los presupuestos no se aprobaron hasta el 5 de junio, así que los 5 profesores en plantilla llevan desde enero sin cobrar. Y, quién lo iba a decir, les ha salvado la crisis sanitaria, ya que aunque al principio hubo sus dudas, se han podido acoger a la figura de los ERTE.
Yahí están, confiando en que el Instituto Municipal de Cultura les llame pronto para firmar el convenio porque lo que son las clases no dadas las van a recuperar.