scorecardresearch

«Es una oportunidad de marcar diferencias en un gran equipo»

CARMELO PALACIOS
-

Julian Gamble, nuevo pívot del Hereda San Pablo, asegura que la campaña es muy larga y que no se deben rebajar las expectativas por el mal comienzo

Julian Gamble (i.) charla con Zan Tabak, su nuevo entrenador, en El Plantío. - Foto: Alberto Rodrigo

Viajes, mudanzas, reconocimiento médico, entrenamientos, nuevo piso, los niños, la suegra... Están siendo días muy largos para Julian Gamble, nuevo pívot del Hereda San Pablo. El cansancio se le nota en la cara. En las últimas 48 horas, el trajín para venir desde Tenerife, donde ha jugado con un contrato temporal supliendo al lesionado Gio Shermadini, le está pasando factura y tiene ganas de irse ya a descansar. Aun así, saca un rato para atender a Diario de Burgos justo después de su primer entrenamiento con sus nuevos compañeros. Es consciente de que llega al club en «un momento difícil», pero se muestra optimista y asegura que el objetivo sigue siendo «pelear por estar entre los ocho primeros en la ACB y repetir el título de la Champions».

El destino ha querido que Gamble sea hoy jugador del San Pablo, ya que, sin saberlo, ha ido tomando decisiones que le han traído hasta aquí. A pesar de ser un jugador con talento de sobra para seducir a más de un club de nivel, apostó por no aceptar ninguna de las suculentas ofertas que le llegaron en verano. «Estaba buscando algo específico, como equipos de Euroliga o Eurocup. A nivel económico, tuve ofertas muy grandes, pero las rechacé porque no era lo mejor para este momento de mi carrera o para mi familia. Eso es fundamental para mí, que podamos estar toda la familia junta y en una ciudad que podamos ser felices. Por eso esperé», cuenta.

Esperó y esperó hasta que una mañana estuvo «a punto de firmar con el Rytas Vilnius», rival del San Pablo en la Champions, para lo que restaba de temporada, pero la llamada del Tenerife cambió por completo sus planes: «El Tenerife me abrió la puerta y decidí pasar. Así llegué a la ACB, donde he disfrutado mucho y donde quiero seguir haciendo progresos».

Su experiencia en la isla, la primera en la Liga Endesa, le ayudará de alguna manera a adaptarse más rápido a la dinámica del San Pablo, aunque no mucho porque le esperan «nuevos compañeros, entrenador, ciudad...». Es consciente de que llega a «un gran equipo en un momento difícil», pero tiene muy claro su cometido: «Vengo aquí para ayudar a ganar. Ataque, defensa, liderazgo... lo que sea (...)».

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este viernes o aquí)