scorecardresearch

La industria alcanza consumos eléctricos prepandémicos

L.M.
-

La reactivación económica que arrancó a principios de 2021 sigue a buen ritmo, pero se puede ver comprometida por el encarecimiento de la luz

La industria burgalesa consume por sí sola prácticamente lo mismo que toda la provincia de Salamanca sumando fábricas, servicios y hogares. - Foto: Luis López Araico

El consumo eléctrico es una muestra clara y palpable de la salud de una economía. A mayor requerimiento de luz, mayor es el índice de producción o la demanda que registra un determinado sector, lo que redunda en una consolidación de su actividad empresarial. Tras el estallido de la pandemia, en marzo de 2020, el gasto energético cayó en picado entre la industria y los servicios, mientras que se mantuvo -incluso repuntó ligeramente- entre los domicilios.

La reactivación económica tras el estricto confinamiento fue recuperando, aunque de forma muy lenta, los niveles de consumo anteriores. Tras dos años de reanimación, el balance de 2021 que acaba de hacer pública la Junta de Castilla y León -con datos de las compañías eléctricas- confirma que la industria burgalesa ya ha recobrado sus índices energéticos previos al estallido de la crisis sanitaria. Los 1,44 millones de megavatios hora que demandaron el año pasado las fábricas y empresas que operan en la provincia suponen un 8,4% más que los que consumieron durante el curso de la pandemia, mientras que se acercan mucho a los 1,45 que se registraron durante el 2019.

(Más información, en la edición de papel de Diario de Burgos de hoy martes o aquí)