scorecardresearch

Completar pautas condiciona el avance de la vacunación

G.G.U.
-

Hay que compaginar la administración de segundas dosis entre 59 y 50 años con las primeras en el grupo de 49 a 40 años

Esta semana se ha inyectado la primera dosis a personas de 52 y 51 años en El Plantío; el sábado se continuará con las de 50 y 49 en el polideportivo de la UBU. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Burgos necesitará mantener o incrementar el suministro de vacunas contra la covid durante las próximas tres semanas, en las que Atención Primaria tendrá que compaginar la administración de unas 35.000 segundas dosis a personas de entre 59 y 50 años con el comienzo de la pauta vacunal contra la enfermedad del coronavirus en la cohorte de 49 a 40 años. 

La abundancia de los lotes que se reciban entre el 14 de junio y el 5 de julio condicionará, por lo tanto, la velocidad del avance de la campaña en el grupo etario al que se está convocando ahora en casi toda España. Son excepciones los territorios en los que ya se está pinchando a menores de 40 años (Ceuta, por ejemplo) y, de hecho, la cohorte de 39 a 30 años aún no se ha incluido en la estrategia nacional de vacunación.

En Burgos, el grupo etario de 49 a 40 años lo conforman alrededor de 55.000 personas (unas mil menos que la generación anterior, la del ‘baby boom’) y algo más del 10% ya ha completado la pauta, bien por motivos profesionales o de salud. Eso significa que 5.500 burgaleses de estas edades ya han sido vacunados y que Atención Primaria necesita disponer de unas 49.000 unidades para inocular la primera dosis en toda la franja etaria. En los casos en los que se inocule Janssen, ese pinchazo será único porque es vacuna monodosis (hasta ahora esta profilaxis se ha utilizado con residentes en pueblos de zonas sanitarias de la parte central de la provincia, para evitarles dos viajes a un punto fijo de inoculación de la capital).

En cualquier caso, la administración de estas 49.000 unidades tendrá que compatibilizarse con la completación de unas 35.000 pautas de burgaleses de entre 50 y 59 años que iniciaron el proceso con cualquiera de las dos vacunas indicadas para estas edades que requieren de dos inyecciones para alcanzar la eficacia demostrada en ensayos (la de Pfizer/BioNTech, de nombre comercial Cominarty, y la de Moderna).

al menos, 84.000 dosis. Esto significa que en las próximas tres semanas Burgos necesitará, al menos, 84.000 unidades para poder mantener el actual ritmo de vacunación. Algo que se antoja difícil de conseguir, teniendo en cuenta lo variables que han sido los suministros hasta ahora. En las tres últimas semanas (del 24 de mayo al 14 de junio), la provincia ha recibido 80.490 dosis.

El déficit es de casi 4.000 unidades solo en estas dos franjas etarias, pero hay que tener en cuenta que a estas 84.000 personas pendientes de completar o iniciar su pauta hay que añadir otros 30.000 burgaleses de entre 60 y 67 años que empezaron el proceso con el preparado de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que requiere de un intervalo de 12 semanas entre dosis. Y ese plazo, en Burgos, se alcanzará hacia el 25 de junio.

Parte de esas segundas dosis, que son prioritarias a las primeras, están ya almacenadas (la Gerencia de Atención Primaria ha sido de las más cautas), pero otras están por venir. Y ahí está la clave.