Se retrasa la apertura de la piscina de La Deportiva

F.L.D.
-

La dirección habilitará la pileta cubierta en unos días mientras se soluciona el problema de la de verano. En El Soto se han dispuesto parcelas en el césped

Ciudad Deportiva Militar. - Foto: Luis López Araico

Disfrutar de un chapuzón este verano en Burgos no va a ser tan fácil como en años anteriores. Las limitaciones de aforo, los problemas técnicos y la tardanza a la hora de abrir las instalaciones son constantes en la ciudad para desesperación de algunos amantes de la piscina que, no obstante, ya empiezan a ver cada vez más cerca el agua. El Ayuntamiento anunció hace unos días que las piletas públicas abrirán el lunes, eso sí, con acceso restringido a los abonados, al menos hasta mediados de julio, lo que levantó cierta polvareda entre los ciudadanos. En algunos recintos privados la cosa también va para largo, como es el caso de la Ciudad Deportiva Militar. Según parece, un problema en uno de los vasos retrasará la apertura de la piscina exterior, si bien la interior ya está lista para su uso. Todo está sujeto, no obstante, a lo que digan en  Madrid. 
La dirección espera que la piscina cubierta reabra en unos días al público tras varios meses cerrada por la pandemia. Asimismo, una vez se solucionen los problemas técnicos en la de verano, pretenden habilitarla para los socios. No obstante, según indican desde La Deportiva, aún no tienen decidido cómo van regular el acceso, dadas las restricciones de aforo del 75% marcado por la Junta de Castilla y León, aunque no descartan ni confirman la posibilidad de concertar cita previa. 
El resto de instalaciones, como las pistas de pádel o las de tenis, ya están abiertas, todas ellas bajo unas «estrictas» medidas de higiene y seguridad. El recinto permaneció cerrado durante los tres meses del confinamiento y comenzó a permitirse el acceso una vez la provincia inició su camino en la desescalada. Durante toda la cuarentena, la dirección, autorizada por la de Madrid, suspendió las cuotas a los socios. 
Lo mismo ocurrió en otro club privado de la ciudad como es el de El Soto, ubicado en Castañares. En este caso, en abril se acordó una rebaja del 30% para los socios, algo que se mantenía en función de lo que durase el confinamiento. El viernes se inauguró la temporada de verano y se abrieron las piscinas. El aforo, obviamente, no puede superar los tres cuartos, y han creado pequeñas parcelas en el jardín para que los usuarios tengan una hamaca y una mesa y mantengan, así, las distancias para evitar los contagios. El acceso ahora mismo es libre, si bien las primeras semanas estuvieron funcionando para el resto de instalaciones, que también se han abierto ya, con cita previa.
Asimismo, están establecidos unos turnos de limpieza. Las piscinas, por ejemplo, se suelen cerrar al baño durante media hora, al igual que las pistas de tenis, pádel y el golf, para desinfectar.