scorecardresearch

Los cuadernos de la niña que soñó con ser maestra

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

María Teresa Ojeda guarda como oro en paño las labores escolares de su madre, Asunción Iglesias, en la Escuela de Cortes desde 1925 hasta 1929, que reflejan cómo fue la instrucción primaria en tiempos de Primo de Rivera

Los cuadernos de la niña que soñó con ser maestra - Foto: Patricia González

Esta es una historia pequeñita de las que suelen pasar desapercibidas. Su protagonista, la niña María Asunción Iglesias -nacida en el barrio de Cortes en 1916- que siempre quiso ser maestra. Le encantaba ir a la escuela, aprender, escribir, leer y su sueño fue siempre trasladar sus conocimientos a otras generaciones. Pero la vida es muy perra. Sobre todo la de las mujeres españolas nacidas en la primera década del siglo XX, a las que pilló la Guerra Civil en plena juventud y la pobreza y otras tristezas les arrebataron las ilusiones que albergaban. «Tenía varios hermanos y las chicas tuvieron que venir a servir a Burgos, como pasaba mucho en aquellos años, luego se casó y se marchó a Briviesca sin cumplir su sueño de estudiar pero toda la vida recordó a sus maestros con muchísimo cariño», recuerda su hija, María Teresa Iglesias, que es la guardiana de un tesoro de valor incalculable: los cuadernos de Asunción de los cursos escolares de 1925 hasta 1929, que dan testimonio de su aplicación y su amor a la cultura.
Estas joyas no solo hablan del primor con el que trabajaba Asunción sino que son testimonio vivo de lo que fue la educación y la instrucción primaria en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera, militar que tuvo un especial interés en terminar con las altísimas tasas de analfabetismo que tenía España e impulsó la construcción de un gran número de colegios. Con un fuerte componente católico, puesto que la Iglesia apuntaló aquel gobierno tras el golpe de Estado, los niños de la Escuela de Cortes estudiaban, por ejemplo, en el curso 1925-26,  Doctrina Cristiana, Historia Sagrada, Gramática Castellana, Problemas de Aritmética, Geografía, Historia de España y Lecciones de Cosas, singular asignatura que era una especie de cajón de sastre.

(Más información en la edición impresa de Diario de Burgos de este lunes)