Los ingresos de los cívicos se resienten

C.M.
-

La suspensión por la pandemia obliga a reembolsar 15.226 euros a los inscritos en las Aulas Maria Zambrano y 5.000 a los del Espacio Mayor de Capiscol

Se han suspendido numerosas actividades.

La declaración del estado de alarma en marzo como consecuencia de la covid-19 obligó a la suspensión de cientos de actividades del segundo cuatrimestre (febrero a mayo) que se realizan en los centros cívicos y en la aulas y espacios para los mayores. 
Ahora el Ayuntamiento ha procedido a la devolución de un total de 202.278 euros correspondientes a 8.689 recibos, lo que lastrará los ingresos que estos equipamientos de proximidad reciben por las tasas que abonan sus usuarios y que suelen ser el 30% en el caso de los cívicos, dado que su coste anual supone 3,2 millones al año. Es decir, que uno de cada tres euros que se invierten se recuperan.
A esta disminución de ingresos se sumará también la indemnización que se deberá abonar a las empresas que tienen adjudicadas las actividades y otros servicios como la conserjerías o las bibliotecas ubicadas en ellos por no haber podido ejercer la actividad estos meses.
Los técnicos de la Gerencia de Servicios Sociales, una vez más, han tenido que llevar a cabo un laborioso trabajo para comprobar todos los recibos de los usuarios y calcular el porcentaje de devolución en función del coste de la actividad, que depende del número de días a la semana en los que se lleve a cabo. «Ha sido un trabajo administrativo laborioso que ha requerido muchas comprobaciones y que se ha hecho en contacto con las áreas de Recaudación y Tesorería. Hay casos de devoluciones bajas que pueden ser de 6 euros», aseguró la concejala de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez. 
El cotejo de los recibos se ha tenido que hacer en junio, dado que los meses anteriores los trabajadores de la Gerencia de Servicios Sociales tenían que resolver diferentes ayudas que eran más urgentes y después de tomar la decisión de que los centros cívicos no volvían a abrir para realizar este tipo de actividades. «Era algo que teníamos que hacer, dado que cuando no se disfruta de un servicio público hay que devolver el importe», añadió. 
De los 202.278 euros, 182.000 corresponden a recibos de los cívicos y el resto a las Aulas María Zambrano (15.226 euros) y al Espacio Mayor de Capiscol (4.927 euros).

San agustín, el que más. El centro cívico que más recibos ha devuelto y por un mayor importe ha sido el de San Agustín, 1.391 por 38.904 euros. Le siguen Capiscol con 1.214 y 32.088 euros; Río Vena con 1.112 recibos y 30.266 euros; Gamonal Norte con 1.157 y 23.822 euros; San Juan con 989 y 18.798 euros; Vista Alegre con 721 y 13.895 euros; Huelgas con 630 y 13.005 euros y el centro de acción social (ceas) de San Pedro de la Fuente con 587 recibos y 11.341 euros. 
Los usuarios ya han recibido en sus cuentas bancarias la cantidad correspondiente a lo largo de esta semana aunque en el caso de las Aulas María Zambrano y Espacio Mayor la devolución se produjo la anterior. 
Los centros cívicos son equipamientos municipales de proximidad que impulsan el desarrollo integral de la persona, dinamizan el entorno cercano, fomentan la convivencia y estimulan la participación ciudadana. Uno de cada dos burgaleses tiene carné de alguno de los siete con los que cuenta la ciudad, de modo se trata de un servicio público muy bien valorado.
Durante el año pasado se contabilizaron 1.454.344 usos en los siete centros cívicos con los que cuenta la red, lo que supone un incremento del 1,69% respecto a 2018 y una media diaria de 4.136, según se recoge en la memoria. Además, dan empleo a 200 personas.