scorecardresearch

Menos caramelos pero mucha ilusión

Agencias
-

Los Reyes Magos se reencuentran con los niños y vuelven a desfilar en la noche más mágica del año respetando las medidas de seguridad

Melchor, Gaspar y Baltasar desfilaron en su gran carroza ante los miles de niños que se acercaron a verles en Barcelona. - Foto: Enric Fontcuberta

Los ojos de asombro de los niños de muchas ciudades de España volvieron a brillar ayer por la tarde ante la inminente llegada de los Reyes Magos, a quienes vieron desfilar por las calles cargados de los regalos que hoy abren con entusiasmo e ilusión. Así regresaban este año las cabalgatas tras un 2021 en el que tuvieron que ser suspendidas o se transformaron en estáticas por la pandemia. Eso sí, también en esta ocasión los tradicionales desfiles regresaron adaptados a la situación sanitaria, con obligación de mascarilla, recorridos por avenidas más amplias y sin lanzamiento de caramelos en muchas ciudades.

En Madrid, el Ayuntamiento repartió 7.000 entradas para ver la Cabalgata de Reyes, unas localidades que se agotaron en apenas 12 minutos y que estaban ubicadas a lo largo de los tres kilómetros por donde discurrió el desfile sin incidentes ni aglomeraciones. El objetivo era evitar una muchedumbre dada la situación sanitaria derivada de la pandemia y se logró. Además, como medida de seguridad, no se lanzaron dulces desde las carrozas de los magos de Oriente.

Tampoco hubo chuches en Barcelona, pero no faltaron ganas de reencontrarse con Melchor, Gaspar y Baltasar. Miles de personas acudieron a las calles de la Ciudad Condal para ver una cabalgata con 800 participantes -menos de los 1.300 habituales- y que contó con la dirección artística de Marta Almirall y Barbarana Pons.

Un grupo de asistentes a la cabalgata de Palma saluda a los Reyes Magos.Un grupo de asistentes a la cabalgata de Palma saluda a los Reyes Magos. - Foto: Isaac BujSus Majestades llegaron por mar, como es habitual desde hace ya más de 100 años, a bordo del pailebote Santa Eulalia, que también en esta ocasión volvió a desembarcar en el Moll de la Fusta.

Igual que en Madrid, en Valencia, los niños agotaron rápidamente las 5.000 entradas que había disponibles este año para la cabalgata estática que tuvo lugar en la plaza de toros, en la que supuso una nueva fórmula para poder celebrar esta tradición navideña en una situación excepcional como la que se está viviendo actualmente.

Y de una plaza de toros a un estadio de fútbol. En Las Gaunas de Logroño aterrizaron, ni más ni menos que en helicóptero, los tres de Oriente. Muy originales y también por aire, en Cáceres, donde Sus Majestades ya pasearon en globo para poder saludar desde el aire a los niños y familias que deben permanecer confinados debido a la pandemia de la COVID-19.

En Orense utilizaron los tradicionales dromedarios para desfilar por la ciudad.En Orense utilizaron los tradicionales dromedarios para desfilar por la ciudad. - Foto: Rosa VeigaLa Coruña fue, por su parte, la principal ciudad gallega en la que se celebró una cabalgata. Aquí tuvo un recorrido de tres kilómetros y estuvo compuesta por 15 carrozas, cuatro trenes, 14 compañías y 180 figurantes. En Vitoria y en San Sebastián optaron por prolongar los recorridos de sus desfiles para ampliar el espacio en el que no debía concentrarse el público. Lo mismo se decidió en Granada.

 

«Un gran amor»

Los Reyes Magos de Oriente no podían faltar a su cita con los niños de Málaga. Allí, los más pequeños les pidieron en una carta que todos los niños «tengan una familia amorosa, un gran amor», con una especial petición para sus compañeros más desfavorecidos y para los abuelos.

Así se lo transmitió Estrella Delgado, una niña de ocho años del colegio Valle Inclán y alumna de la Fundación Musical de Málaga, quien leyó, en representación de todos los pequeños malagueños, esta singular carta desde el balcón del Ayuntamiento.

No faltaron las mascarillas entre los asistentes a estos actos en todas las ciudades. Restaron expresividad a los rostros, pero garantizaron el respeto a las medidas sanitarias.

Más fotos:

Los niños ingresados en el hospital de Málaga también recibieron una visita muy especial y unos merecidos regalos.
Los niños ingresados en el hospital de Málaga también recibieron una visita muy especial y unos merecidos regalos. - Foto: JUNTA DE ANDALUCÍA
En Madrid, la magia sobrevoló las cabezas de los asistentes a la cabalgata que habían agotado en minutos las localidades disponibles.
En Madrid, la magia sobrevoló las cabezas de los asistentes a la cabalgata que habían agotado en minutos las localidades disponibles. - Foto: Miguel Oses