DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


Voces contra la violencia machista

25/11/2020

Hoy, 25 de noviembre, es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Una efeméride para sacarnos los colores al conjunto de la sociedad, incapaz de hincarle el diente a una lacra que se cuela en las rendijas de muchos más hogares de los que hablan las propias estadísticas. En lo que va de año, 40 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, una dramática cifra que asciende a 1.073 desde el año 2003, cuando comenzó el recuento oficial.

No hay palabras para explicar el terror que sufren muchas mujeres. Son 50.000 las que necesitan protección policial ante la amenaza machista, un dato que por sí solo evoca la gravedad de la situación de pánico por la que atraviesan, la mayoría en medio de un atronador silencio sólo roto por los golpes, las vejaciones y las lágrimas. Una humillación que trasciende el mínimo raciocinio de la condición humana y que deja secuelas difíciles de borrar en la vida, cuando no te la arrebata directamente.

Si el respeto es una entelequia y la protección del ser humano es un auténtico eufemismo, cabe preguntarse si es correcto autodefinirnos como una sociedad avanzada y moderna. Yo diría que es todo un atrevimiento. Lamentablemente, hay más indicadores para cerciorarnos de ello, como el que registran los centros penitenciarios españoles, que apuntan a que uno de cada cuatro reclusos lo es como consecuencia de ejercer la violencia de género. Y la población de las cárceles supera los 80.000 presos. Hagan números.

Cuando hoy, 25 de noviembre, escuchemos a numerosos portavoces hablar de la violencia de género, preguntémonos qué podemos hacer cada uno de nosotros para erradicar el maltrato y la violencia. La respuesta no es sencilla, pero no debemos olvidar que todos tenemos un grado de corresponsabilidad en la aportación de las soluciones. Y callarse o inhibirse no son ninguna de ellas.

 



Las más vistas