scorecardresearch

Asustar a los estorninos de los parques costará 15.000 euros

Ó.C.
-

Los dormideros en los que se actuará inicialmente están localizados en los parques de Gregorio Marañón, Antonio Machado y Antonio Cabezón, aunque también se han empezado a ver en el Casco Viejo, en el parque de Las Josefinas

Asustar a los estorninos de los parques costará 15.000 euros - Foto: Valdivielso

La llegada del estornino pinto a Miranda se repite todos los años cuando llega el otoño y siempre surgen problemas por los ruidos que generan, pero sobre todo por la suciedad que produce este animal que se cuenta por miles en los parques de la ciudad. Para corregir esta situación, la Concejalía de Medioambiente ha cerrado un nuevo contrato para ahuyentar a estas aves, y finalmente Cespa asumirá esta tarea por 14.800 euros. La intención, dado que el problema existe desde hace semanas, pasa por iniciar el proceso cuanto antes y se espera que las personas encargadas empiecen con las tareas en las próximas jornadas.

El concejal responsable, Unai Letona, indica que los dormideros en los que inicialmente actuarán están localizados y se ubican en los parques de Gregorio Marañón, Antonio Machado y Antonio Cabezón, aunque también se han empezado a ver en el Casco Viejo, en el parque de Las Josefinas.

El responsable municipal aclara que, como ya sucedió el año pasado, no utilizarán pirotecnia para evitar problemas con las mascotas, sino que asustarán a las bandadas con un mezcla de ondas sonoras, una carraca y ruido de rapaces.En cualquier caso, matiza que «no se superarán los 60 decibelios», por lo que los vecinos no sufrirán molestias.

El objetivo principal se centra en que las bandadas encuentren otros dormideros fuera del núcleo urbano y el plazo de ejecución estará vigente hasta el mes de febrero. Letona indica que en un principio la labor más importante estará en las primeras jornadas, cuando tendrán que cambiar el hábito de los estorninos. Una vez consigan que no lleguen a los parques en el anochecer, «solo hay que realizar una labor de control», para evitar que vuelvan. 

Para el proceso de selección de  la empresa encargada, el Ayuntamiento cuestionó por el precio a cinco compañías. De las mercantiles que podían proveer el servicio, solo cuatro presentaron una cantidad y la más baja llegó por parte de Cespa.