scorecardresearch

"Es un buen momento para invertir en seguridad y salud"

N.M.J. (ICAL)
-

Paulino Garrido, nuevo vicepresidente de COASHIQ, se propone como objetivo incrementar la presencia de la asociación en aquellas zonas donde tienen una implantación menor

Paulino Garrido, elegido vicepresidente de la Asociación empresarial para la Seguridad, Higiene y Medio Ambiente en la Industria Química (COASHIQ). - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

El burgalés Paulino Garrido, que también forma parte de la directiva de Adisseo España, fue elegido en diciembre de 2020 como vicepresidente de la Asociación Empresarial para la Seguridad, Higiene y Medio Ambiente en la Industria Química (COASHIQ), un cargo que asume con "ilusión" y con el objetivo de que las condiciones de seguridad en la industria química sean "cada día un poco mejor". 

Coashiq, que cuenta con 170 empresas asociadas en todos los diferentes subsectores de la industria química, tiene como misión promocionar la seguridad, la salud y el cuidado del Medio Ambiente en estas instalaciones industriales. Por ello, dentro de la asociación los representantes de las empresas son los responsables de seguridad de las diferentes compañías, buscando así fomentar las "mejores prácticas a nivel técnico" en estos tres ámbitos.  

¿Cómo afronta este nuevo cargo?
Me ha hecho mucha ilusión poder asumirlo y lo afronto con muchas ganas de trabajar, para que en la industria química, las condiciones de seguridad sean cada día un poquito mejor. No solo para las personas que trabajamos en ella, también para las personas que viven en las inmediaciones de nuestras instalaciones. 

¿Objetivos que se marca para este mandato?  
Ser un referente en el que los responsables tanto de seguridad como de medio ambiente de la industria química encuentren un apoyo en su trabajo diario, y un espacio en el que puedan intercambiar experiencias y resolver esas dudas y problemas que surgen en el día a día. Un segundo objetivo que me planteo es incrementar la presencia de COASHIQ en aquellas zonas de España con una industria química no tan relevante como las que todo el mundo conoce. En Castilla y León tenemos una industria química importante, muy diseminada, lo cual no quita para que tenga un peso importante dentro de la economía, en la cual COASHIQ tiene una implantación baja. Por último, esta situación que hemos tenido que vivir, nos ha obligado a poner en marcha una serie de herramientas que hasta ahora no nos planteábamos. En nuestro caso se ha demostrado que son herramientas muy válidas para que la asociación pueda funcionar, y para que el trato entre los propios asociados sea mucho más cercano de lo que venía siendo hasta este momento.

Entonces, ¿considera que se ha visto intensificada la labor de la asociación con la llegada de la pandemia?
Sí, porque se ha podido ver la importancia que tiene el hecho de pertenecer a una asociación como COASHIQ. Cuando la pandemia empezó teníamos un gran desconocimiento de la situación a la que nos enfrentábamos, y el hecho de que cada uno al final haya podido obtener información y métodos de trabajo de distintas fuentes nos ha enriquecido, y ha hecho que las diferentes empresas asociadas a COASHIQ hayamos podido implantar unas medidas que, de manera individual, hubiera sido bastante difícil de conseguir. Considero que, en los momentos que nos hemos enfrentado, es muy importante saber que tienes un referente, un sitio al que acudir, como apoyo y ayuda.

¿Cree que la conciencia de las empresas en materia de salud ha aumentado con la crisis?
En el sector químico creo que se ha puesto de manifiesto el alto grado de concienciación que las empresas tienen tanto en seguridad como en la propia salud de los trabajadores. El mirar no solo a la seguridad sino a la salud ha permitido que en momento como estos, en los que la salud ha pasado a ser un factor tan importante y estar en primer plano, nos adaptemos con una mayor facilidad a esta situación.

Al hilo de esto, ¿son las empresas españolas seguras?
Creo que las empresas del sector químico, tanto a nivel regional como nacional son seguras, porque existe una gran mentalización y somos muy conscientes de los riesgos asociados a nuestros procesos y a las sustancias con las que trabajamos. Eso nos lleva a implantar sistemas de seguridad que nos permiten controlar esos riesgos. De vez en cuando, tenemos que enterarnos de sucesos desagradables, que tienen una repercusión al exterior. Son hechos muy esporádicos que ocurren con una frecuencia muy baja, lo que pasa es que no puedo pintar todo de color de rosa.

Hablando más en concreto de la Castilla y León, ¿en qué situación se encuentra?  
A nivel de Castilla y León la industria química se encuentra al mismo nivel que a nivel nacional .Existe una gran mentalización y el principal indicador es la falta de noticias negativas por parte de la industria química de Castilla y León en los medios. Para mí es el mejor indicativo de que las cosas se están haciendo bien, porque normalmente cuando en la industria química ocurre algo relevante, todos nos enteramos. 

En su opinión, ¿Cuál es el mayor logro en materia de seguridad alcanzado en los últimos años?
Cómo se han integrado todos los temas de salud en la línea de mando. En la industria química, desde el máximo responsable de la compañía, hasta el operador de base tienen una gran sensibilización y una mentalización con los temas de seguridad. Saben que un despiste puede resultar caro, no solo para ellos, también para sus compañeros. El de seguridad nos da herramientas, nos proporciona procedimientos, formas de trabajar, que a nosotros nos ayuda a realizar nuestro trabajo con seguridad, lo cual nos permite el que volvamos a casa exactamente igual a como hemos venido a trabajar.

Por otro lado, ¿en qué proyectos se centrará Adisseo España para el próximo 2021?
Está ya trabajando en un proyecto que está comenzando con el año y está previsto que finalice en torno al tercer trimestre de este año, cuyo objetivo es la consolidación de la producción actual de nuestra planta. Supone también una importante mejora en la seguridad de las instalaciones del proceso, de las personas y del medio ambiente. Concretando más en temas de seguridad y salud, nuestra accidentalidad es cero. El último accidente lo tuvimos en 2013, con lo cual llevamos siete años sin accidentes con baja. Nuestro proyecto es seguir trabajando para que esta accidentalidad se mantenga. Por otro lado está el componente de la salud. En diciembre de 2020 el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo nos reconoció las buenas prácticas en promoción de la salud. Durante 2021 continuaremos trabajando para promocionar la salud de las personas que trabajamos en Adisseo España.

¿Qué puede adelantar sobre estos proyectos?
A nivel de salud y promoción de la salud estamos centrados en cuatro grandes ejes de trabajo. La reducción del sedentarismo, vamos a seguir promoviendo la actividad física, a través de subvención de gimnasio, siempre y cuando la pandemia nos lo permita. Otro gran eje es la alimentación saludable , aparte de campañas para promocionar la alimentación saludable, ponemos a disposición de nuestros trabajadores los servicios de un nutricionista para el control, tanto de la obesidad como del sobrepeso. El tercer eje de giro es el control de las adicciones. Hemos realizado varias campañas para ayudar a dejar el tabaco, y este año nos proponemos intentar ayudar a otro tipo de adicciones. A nivel de condiciones de riesgos psicosociales hemos puesto en marcha un programa de apoyo psicológico a los empleados que puedan verse afectados en su salud psicológica como consecuencia de la pandemia de la covid. 

¿Entra dentro de esos planes cuidar el medio ambiente?
En Adisseo hablamos de cinco grandes ejes de seguridad: de personas, de proceso, para el medio ambiente, del producto, y en el transporte. Como para Adisseo el tema de la seguridad es una prioridad,  evidentemente el medio ambiente también lo es. En 2021 lo que haremos será seguir incrementando las mejoras que ya tenemos implantadas a nivel medioambiental dentro de nuestras instalaciones.  

¿Es un buen momento para invertir?
Para invertir en seguridad creo es un buen momento a pesar de ser un año muy malo a nivel económico. Es cierto que el habernos enfrentado a la situación a la que nos estamos enfrentando nos ha hecho darnos cuenta de la vulnerabilidad que tenemos, entonces, ahora es un buen momento para invertir en seguridad y salud, porque el retorno que vamos a obtener de ese dinero que invirtamos, va a ser una menor vulnerabilidad para pandemias o situaciones excepcionales como las que estamos viviendo.

¿Cómo ha afectado la crisis del COVID-19 a la empresa?  
A nivel empresarial el impacto ha sido muy bajo porque se nos ha considerado desde el primer momento como industria esencial al formar parte de la cadena alimenticia, entonces a nivel productivo la crisis no nos ha afectado. A nivel sanitario nos ha obligado  a cambiar nuestros procedimientos de trabajo y esquemas organizativos por el tema de estar preparados ante posibles contagios. Teníamos como objetivo la salud de nuestros trabajadores y proveedores, y no dejar de suministrar al mercado un producto esencial como es el nuestro. Para cumplir los dos hemos tenido que modificar o adaptar nuestros procedimientos y organización para poder hacer frente a un posible contagio de los equipos, fundamentalmente de fabricación. Eso nos obligó a plantearnos un esquema organizativo que permitiera en caso de un contagio importante tener personas de remplazo que aseguraran la continuidad del negocio. No hemos tenido ningún contagio en el interior de la planta. Las medidas que desde el primer instante se pusieron en marcha han dado sus frutos porque no ha habido ningún contagio en la empresa. Hemos tenido evidentemente casos positivos , no muchos para la población que tenemos. Todos han sido en actividades ajenas a la actividad de la empresa.