scorecardresearch

El AVE llegará a Badajoz a la vez que a Burgos

L.M.
-

El Adif anuncia el arranque de los test en la línea extremeña y fía su apertura para verano. Aquí se acumulan ya 14 meses de puesta a punto con la vista fijada en el segundo trimestre del 2022

El tren laboratorio del Adif inició las primeras pruebas de auscultación en la línea Venta de Baños-Burgos en agosto del año pasado. - Foto: Alberto Rodrigo

La línea de AVE entre Venta de Baños (Palencia) y Burgos inició sus pruebas de fiabilidad en agosto del 2020. Desde aquel momento hasta la actualidad han transcurrido nada más y nada menos que 14 meses. El propio subdelegado del Gobierno admitía este domingo en Diario de Burgos que desde Europa «nos piden que profundicemos en las pruebas de seguridad» para que entre en funcionamiento. Todo ello con la vista puesta en el segundo trimestre del año que viene o, como bien dijo el ya exministro de Transportes, José Luis Ábalos, «vencido» el primer trimestre.

Sin embargo, este argumento choca frontalmente con las previsiones que el Ejecutivo central tiene para la línea entre Badajoz y Plasencia. El Adif anunció la semana pasada el arranque de los test por parte del tren laboratorio, el mismo que llegó a Rosa de Lima en agosto del año pasado. Pese a esta dilación de tiempos, el Gobierno, de boca tanto de la actual ministra del ramo, Raquel Sánchez, como del propio Presidente, Pedro Sánchez, fijaron para el próximo verano -apenas un par de meses o tres después que Burgos- la entrada en funcionamiento de la línea.

El ajuste del sistema de seguridad europeo ERTMS es todo un misterio: en el tramo Zamora a Pedralba las pruebas apenas se prolongaron durante cinco meses, mientras que tanto en Palencia como en León, sin embargo, tuvieron que esperar un año y medio (de febrero de 2018 a julio de 2019) para estrenar el sistema de señalización. Bautizado como ERTMS, garantiza una velocidad de 300 kilómetros por hora. En el caso de las ciudades vecinas ya contaban con una alta velocidad aunque fuera a un máximo de 200 por hora, porque desde 2015 su línea funcionaba con el sistema llamado ASFA, más antiguo y limitado. Se trataba por tanto de elevar la velocidad y de hacer probaturas en una línea con tráfico, lo que siempre complica estos procesos. En Burgos, por el contrario, el Gobierno ha decidido que no pondrá en marcha la línea hasta tener el ERTMS, aunque ya tenga el ASFA habilitado y con las pruebas superadas desde el pasado otoño.

En el caso de la línea de AVE entre Granada y Antequera el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias dio luz verde al inicio de los controles en el trazado en diciembre de 2018: siete meses más tarde, a las puertas del verano de 2019, el primer convoy comercial entró en la estación andaluza.

Más inversión. El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 reserva hasta 203,1 millones de euros para el proyecto del AVE entre Madrid y Extremadura. Aparecen dos conceptos: por un lado la Línea de Alta Velocidad, y por otro los corredores TEN (Red Transeuropea de Transporte). El reparto que se contempla para cada provincia es de 186,3 millones de euros para Cáceres y 16,8 millones para Badajoz en total.

La conexión hasta la capital de España pende aún de dos tramos: el Plasencia-Talayuela y el Oropesa-Madrid. El Ministerio de Transportes fija el final del primero en el año 2025, mientras que para el segundo aún no se han dado a conocer fechas.