scorecardresearch

Un galán surgido de los marines

José Javier Zárate
-

Adam Driver es, sin ninguna duda, el actor más activo de 2021, con cinco películas en su haber, destacando 'La casa Gucci' y 'Annette'

El californiano, de 38 años, siempre será el inquietante Kylo Ren de la saga de ‘Star Wars’ - Foto: VICKIE FLORES (EFE)

Adam Driver está de moda, habiendo protagonizado tres películas en  2021. Y algo debe tener el gran Adam (1,90 metros de altura) para que le llamase el particular director francés Léos Carax para protagonizar Annette, un largometraje que presentó en Cannes tras nueve años de ausencia de la gran pantalla. Y a esto hay que añadir las dos últimas cintas de Ridley Scott: La casa Gucci y El último duelo. Y en breve estrenará los filmes 65 y White noise

Nacido en San Diego en 1983, tuvo una vocación artística temprana, intentando entrar en la Escuela Juilliard de Nueva York. Tras ser rechazado y a causa de los atentados del 11-S, se alistó en los marines. Allí permaneció varios años hasta que un accidente de bicicleta provocó su licenciamiento prematuro en 2004. Reintentó el ingreso en Julliard, siendo admitido esta vez y graduándose en 2009.

Driver realizó trabajos ocasionales mientras participaba en obras de teatro en Nueva York. En 2011 tomó parte de J. Edgar, dirigida por Clint Eastwood. Y desde entonces ha trabajado con Steven Spielberg, Noah Baumbach, los hermanos Cohen, Martin Scorsese, Spike Lee, Jim Jarmush, J.J. Abrams, Steven Soderbergh, Terry Gilliam, Ridley Scott y Leon Carax. Por su participación en Hungry hearts (Saverio Costanzo, 2014) recogió La Copa Volpi como Mejor Actor en la 71.ª Edición del Festival de Venecia.

¿Cuál es el motivo de que tantos directores cuenten con él? Quizá se deba a su altura, o a su particular pero magnético rostro, alejado de los estándares de belleza habituales, notablemente asimétrico y con orejas de soplillo. Hay quién lo achaca a su acento y su voz profunda, mezcla de influencias de distintos estados y culturas. Y finalmente hay quien aduce que es un actor versátil y fiable con el que es sencillo trabajar.

Quizás este carácter disciplinado y formal lo debe a su paso por los marines. Y él mismo ha subrayado en diversas ocasiones los parecidos entre el rodaje y el ejército. Lo asimila porque en ambos casos hay personas desconocidas que, bajo el mando de un líder, han de tomar confianza en un breve espacio de tiempo y cooperar para el buen resultado de un proyecto común.

 

Muy discreto

Hombre discreto, se mantiene alejado de escándalos, no hace declaraciones sobre temas controvertidos, y guarda celosamente su vida privada. Driver, que no ve las películas que hace, está casado desde 2013 con la actriz Joanne Tucker, a la que conoció en Julliard. Tienen un hijo en común del que solo se supo por la indiscreción en redes sociales de un familiar. 

El californiano tiene ese encanto que,unido a su carácter formal, pueden elevar su carrera a los niveles de actores clásicos de la época dorada de Hollywood.