scorecardresearch

PP y Cs vetan debatir una PNL socialista por "absurda"

SPC
-

Los socialistas presentarán un escrito de reconsideración ante la Cámara, ya que la iniciativa cuenta con informe favorable de los letrados, y no descartan estudiar otras medidas jurídicas

Miembros de la Mesa de las Cortes durante la reunión celebrada ayer. - Foto: R.Valtero ICAL

La Mesa de las Cortes de Castilla y León inadmitió ayer una proposición no de ley del Grupo Socialista relativa a la política sanitaria de la Junta a pesar de que la iniciativa contaba con el informe favorable de los letrados de la Cámara, por lo que se quedó fuera del orden del día del próximo pleno, previsto para los días 2 y 3 de noviembre. 

Ante esta decisión de la Mesa de las Cortes, que se adoptó con cuatro votos a favor de populares y Ciudadanos y dos en contra (PSOE), la secretaria del Grupo Socialista, Patricia Gómez, comunicó que presentarán un escrito de reconsideración para que el órgano de gobierno de la Cámara se retracte y admita la iniciativa. Además, indicó que si no lo hacen estudiarán las medidas jurídicas a tomar. 

La proposición que los socialistas habían registrado decía textualmente: «Las Cortes de Castilla y León instan a la Junta de Castilla y León a que, de manera contundente, desautorice la política sanitaria que se está llevando a cabo desde la Junta de Castilla y León y que ha originado, y está originando, la desatención sanitaria de los ciudadanos de Castilla y León». 

El texto recogía en sus antecedentes que el 7 de septiembre se había debatido otra iniciativa en la que se pedía la retirada del plan de reestructuración de la Atención Primaria y que se garantizara la atención presencial. Además, alude a la «presunta» reacción del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y su «orden» para que se reabrieran los consultorios. «Todo sigue igual y son nuestros vecinos quienes siguen sufriendo la desatención sanitaria que produce la mala política sanitaria de la Junta de Castilla y León», indicaba a Ical.

La socialista Patricia Gómez aseguró que la proposición no de ley se había inadmitido por una decisión «política», como a su juicio reconoció el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, a pesar de que los letrados no habían puesto ninguna objeción jurídica. A su juicio esta decisión responde al «miedo» que tienen PP y Cs a perder una votación y a que Fernández Mañueco se tenga que retratar sobre la política sanitaria. Para ello, lamentó que utilicen un «método caciquil», que supone en su opinión «secuestrar la democracia», algo que calificó de «triste» y «vergonzoso» en una tierra que es la «cuna del parlamentarismo».

Por el contrario, el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, argumentó que se trata de una proposición «ridícula» y que se quedó fuera por «absurda e infantil» ya que indicó instaba a la Junta a desautorizar a la propia Junta. Aunque admitió que los letrados no habían planteado ninguna cuestión jurídica, señaló que sí presentaba un problema «conceptual y político», por lo que recomendó al PSOE que «madure» en la redacción de las propuestas de resolución, para que presente «cosas serias, coherentes y a la altura de la responsabilidad» que representan en la cámara.

En la misma línea, el portavoz de Ciudadanos, David Castaño, consideró que el PSOE está «forzando mucho la máquina» con la política sanitaria y admitió que la iniciativa no se ha inadmitido por una cuestión jurídica, por lo que señaló que en este asunto los letrados no tienen mucho que decir. 

Finalmente, el portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández, aseguró que se ha instaurado una «suerte de censura» que a su juicio coarta a los grupos a presentar iniciativas, ya que consideró se cercena el derecho de los partidos a presentar propuestas.