scorecardresearch

Las explotaciones de ovino caen un 30% desde 2010 en Burgos

R.E. MAESTRO
-

Hay 324 granjas menos desde entonces y las cabezas censadas bajan también de 240.763 a 158.163. La política de precios y que se trate de un trabajo «bastante esclavo» poco rentable, principales razones

Los hermanos Goyo (izquierda) y Ricardo aseguran que se trata de una profesión bonita y muestran su ilusión por crecer en este negocio que ha pasado de generación en generación. - Foto: Alberto Rodrigo

La notable bajada del número de explotaciones de ovino año tras año evidencia la grave crisis que sufre el sector. Desde 2010 han caído un 30% las granjas en la provincia de Burgos, al descender de las 1.062 a las 738 que hay en estos momentos, según los datos facilitados por la Junta de Castilla y León a este periódico. Igualmente, el declive también se comprueba en el número de cabezas censadas, que se han reducido hasta las 158.163 cuando hace poco más de una década había 240.763, lo que supone un 34,3% menos. Una situación que las organizaciones agrarias y ganaderas consideran que se debe principalmente a la insostenible política de precios así como al duro trabajo que exige esta profesión, que tiene una escasa rentabilidad.

Pero esta cruda realidad no se produce únicamente en Burgos, ya que toda la Comunidad sigue esta misma tendencia y si se tiene en cuenta su conjunto el descenso desde 2010 ha sido del 25% al perderse 3.128 explotaciones de las 12.304 que había. Así, el 8% del total de las explotaciones se encuentran en la provincia y lideran la tabla Salamanca (1.888), León (1.619) y Zamora (1.464). Exactamente lo mismo ocurre con las cabezas censadas, que han bajado un 34% y se quedan ahora en 158.163. Suponen un 7% de las que hay en toda Castilla y León (2,28 millones). En este caso el ranking está formado en primer lugar por Zamora (543.879), seguido de León (348.387) y Salamanca (291.463).

(Más información y testimonios, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)

La falta de relevo generacional se ha convertido en un problema para este oficio.La falta de relevo generacional se ha convertido en un problema para este oficio. - Foto: Alberto Rodrigo