scorecardresearch

Valladolid y Salamanca marchan contra el cáncer

SPC
-

Más de 54.000 personas vuelven a responder a la llamada de la AECC e inundan de solidaridad y esperanza las calles de las dos ciudades

Más de 40.000 personas participan en la 'X Marcha contra el cáncer' en Valladolid. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Valladolid y Salamanca están empeñadas en cambiar la historia del cáncer. Así lo manifestó esta mañana el  presidente de la Asociación Española contra el Cáncer en Valladolid (AECC), Artemio Domínguez, y así lo demostraron los miles de andarines y corredores que, desafiando a una fría mañana, se dieron cita en las dos ciudades para inundar las calles de solidaridad y de esperanza, al saber que con gestos de este tipo el fin del cáncer está cada día más cerca.

La X Marcha contra el Cáncer #ValladolidEnMarcha registró más de 44.000 inscritos, lejos del récord alcanzado en 2019 cuando fueron 58.000, pero cifra muy por encima de la esperada por los organizadores.  

Para Domínguez, Valladolid y su provincia han vuelto hoy a la calle para expresar "el orgullo de pertenecer a una sociedad que coloca a la solidaridad como el primero de sus valores", al tiempo que agradeció la colaboración del Ayuntamiento, la Diputación y la Junta y, de forma especial, la Iberdrola, "por lo que solo nos queda dar mil veces las gracias a toda la sociedad por este ejemplo".

Marcha contra el cáncer en Salamanca.Marcha contra el cáncer en Salamanca. - Foto: Jesús Formigo (Ical)

Sin duda, una de las personas más ilusionadas de la jornada fue el doctor Javier Robles, ya que la recaudación de la marcha se destina por parte de la AECC en la financiación de proyectos de investigación como el que desde hace dos años está desarrollando para conocer las alteraciones que provocan linfomas y que en un corto plazo permitirá tratar a los pacientes de una forma más "personalizada" con fármacos más concretos.

A su vez, aseguró que aunque la participación en esta marcha o los donativos que se depositan en las huchas puedan parecer escasos, "toda esta solidaridad se acaba traduciendo en fondos para investigaciones que mejoran la vida de los pacientes.

A pesar de las mascarillas, la alegría era evidente en los miles de participantes, muchos llegados de localidades de la provincia y el propio alcalde, Óscar Puente, reconocía lo reconfortante que supone ver a tanta gente reunida con su "con ganas de ayudar y de apoyar un proyecto de investigación que servirá para salvar vidas".

Puente, que resaltó que la participación ha desbordado las previsiones más optimistas de los organizadores, también mandó un mensajes a las administraciones para que se proteja y apoye la investigación. "De poco sirve que la ciudadanía salga a la calle de esta forma si luego desde los poderes públicos no se protege el trabajo de investigación y la Sanidad. Hoy es un toque de atención para quienes gobernamos y tenemos responsabilidades. Tenemos que ser conscientes de que hay que estar a la altura de lo que la población demuestra".

Por su parte, la consejera de Sanidad de la Junta, Verónica Casado, que tampoco faltó la cita, puso en valor el "consistente" trabajo que realiza la AECC e insistió que aunque es importante diagnosticar los casos lo antes posible, es más importante su prevención. En este sentido, apeló a la responsabilidad de todos en el "autocuidado" y aconsejó a toda la población que participe en las campañas de prevención de cánceres como el de colón, mama o cérvix. Además, también envió un mensaje de apoyo a las personas que se están sometiendo a un tratamiento y a las que se les acaba de diagnosticar un tumor. "Antes el cáncer era una enfermedad letal y ahora es una enfermedad con un alto porcentaje de curación", afirmó.

Por su parte, el presidente de la Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes subrayó el apoyo social en la lucha contra el cáncer y remarcó que Castilla y León demuestra "todos los días" que es "tierra de solidaridad". También puso en valor la investigación "algo fundamental como se ha demostrado con el COVID-19" y que en el caso de las enfermedades oncológicas está permitiendo que "podamos estar mucho más cerca" de erradicar la enfermedad.

Por último, el delegado comercial de Iberdrola en Castilla y León, Celiano García, destacó la satisfacción de la compañía por ser, por sexto año consecutivo, el patrocinador principal de la marcha, que forma parte del acuerdo suscrito con la AECC para recaudar fondos destinados a proyectos de investigación.

A su vez, también hizo referencia a la campaña 'Juntos contra el cáncer' por la que la compañía energética ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar donaciones a través de sus facturas de luz y de gas a favor de la AECC, mientras que Iberdrola aporta la misma cantidad que sus clientes. En estos momentos, según indicó, ya son 70.000 los clientes que se han sumado a esta iniciativa solidaria.

Salamanca

Unas 10.000 personas 'tiñeron' Salamanca de verde este domingo durante la celebración de la séptima edición de la marcha contra el cáncer, que arrancó con puntualidad a las 10.30 horas desde el parque Elio Antonio de Nebrija, junto a la ribera del Tormes. Los voluntarios y los sanitarios tuvieron el honor de partir en en la cabecera del grupo, como sentido homenaje de la ciudad tras los duros meses de la pandemia, tal y como indicó el presidente de la Asociación Contra el Cáncer de Salamanca, Ángel Losada, antes del iniciar la marcha.

Detrás de los homenajeados, eso sí, marcharon las autoridades, entre las que figuraban el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, el rector en funciones de la Usal, Ricardo Rivero, y otros miembros de la Corporación municipal, como la primera teniente de alcalde, Ana Suárez, el concejal de Deportes, Javier García Rubio, y el líder de la oposición, el socialista José Luis Mateos. Tras ellos, una decena de miles de salmantinos que agotaron los dorsales para impulsar con sus donativos la lucha contra el cáncer.

La música y el buen ambiente animaron los prolegómenos en el concurrido parque Elio Antonio de Nebrija que lucía repleto a pesar de una desapacible mañana otoñal en la capital del Tormes, despejada pero con muy bajas temperaturas. Efectivos policiales, sanitarios, de Protección Civil, así como una carpa militar sirvieron para orquestar el operativo de seguridad con el objetivo de que la cita transcurriera sin incidentes. La marcha, únicamente participativa, contemplaba el reto simbólico de recorrer unos 5,5 kilómetros a lo largo de un circuito urbano por las principales arterias de la ciudad.

Antes de comenzar la andadura, el presidente de la AECC de Salamanca, Ángel Losada, que acudió a su primera marcha como responsable en el cargo, se dirigió a los presentes a través de la megafonía para reclamar un respetuoso minuto de silencio con el objetivo de reflexionar sobre "por qué, para qué y, sobre todo, por quienes" se congregaron tantos salmantinos para caminar en el día de hoy. "Desde la sexta marcha ha pasado demasiado tiempo y, según los datos, se han producido unos 280.000 diagnósticos de cáncer en España. Además, ahora sabemos que somos más vulnerables", advirtió.  

Sin embargo, Losada quiso emitir un mensaje de esperanza reconociendo que la lucha contra el cáncer "va bien", en términos generales. "A pesar de los diagnósticos, también se está ayudando a reducir el impacto tanto psicológico, como económico y social del cáncer", manifestó, explicando a su vez que aproximadamente un 45 por ciento del impacto económico de la enfermedad recae únicamente en las familias, lo que "da sentido" a iniciativas como la de este domingo.

"Debemos de dar un paso adelante, como haremos hoy; estar unidos, como lo estamos aquí; e ir más allá, como esos voluntarios que trabajan como profesionales y van más allá de sus obligaciones y compromisos laborales. Ellos lo que quieren, como todos nosotros, es contribuir a la mejora de la calidad de vida de los enfermos, y en definitiva, contribuir a una crear una sociedad mejor", manifestó el presidente de la AECC de Salamanca, antes de que un sentido apuso diera inicio a la marcha solidaria.