scorecardresearch

Extranjeros, vascos y madrileños tapan la bajada demográfica

G. ARCE
-

Tres de cada diez empadronados en Burgos no han nacido en la provincia, una proporción que crece en 2020 gracias a la llegada de vecinos procedentes de los territorios limítrofes más densamente poblados

Extranjeros, vascos y madrileños tapan la bajada demográfica - Foto: Luis López Araico

La última actualización del padrón municipal confirma, una vez más, que la sangría demográfica no se ha detenido y continúa fluyendo: en el último lustro la provincia ha perdido más de 8.000 empadronados por la emigración, el envejecimiento y la caída de la natalidad. El último censo, que data del 1 de enero de 2021, se reduce así a 355.943 personas. Sin embargo, si bien el año de pandemia no ha evitado el descenso de los burgaleses de nacimiento, sí ha consolidado el asentamiento de la población foránea inmigrante y también nacional procedente, sobre todo, de los territorios limítrofes más densamente poblados, como el País Vasco y la Comunidad de Madrid.

Tres de cada diez vecinos de Burgos han nacido en otros lugares de España o del mundo, una proporción que se consolida en 2020 y que no ha dejado de crecer en la estadística censal en la medida en la que los autóctonos optaban por emigran a otras provincias y destinos por estudios o nuevas oportunidades laborales y vitales.

Los burgaleses de nacimiento registrados en la provincia suman hoy 250.930 individuos, una cifra que ha adelgazado en 11.660 personas con respecto a 2015 y en 4.247 personas durante el último año de pandemia. En el resto de provincias españolas y países se localizan otros 152.918 paisanos, una cifra próxima a la población que alcanza Burgos capital.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)