"Fue una explosión grandísima. Ha salido todo para fuera"

P.C.P. - I.E.
-
Un grupo de vecinos y familiares del edificio siniestrado. A la derecha, Mari Nieves habla por teléfono. - Foto: Alberto Rodrigo

Mari Nieves se encontraba planchando en el bajo del edificio siniestrado cuando se ha producido el siniestro. Junto a otro vecino ha entrado en el piso en llamas para ayudar y se han topado con una persona ya fallecida en el pasillo

 

Mari Nieves se había puesto ropa fresca para planchar y había cerrado la ventana para evitar la corriente. En ese instante ha sentido "un ruido muy grande" y como si se cayera  una de las terrazas de la fachada del número 4 de la calle Modesto Ciruelos. "Ha sido una explosión grandísima, ha salido todo para fuera".

Del bajo en el que vive ha subido con rapidez al primer piso siniestrado y con la ayuda de otro vecino del segundo han accedido a la vivienda en la que se ha producido la explosión de gas, que en ese momento se encontraba en llamas para ver si podían auxiliar a alguien. Desgraciadamente, solo se ha topado con una persona en el pasillo, ya cadáver.

Esta madre de 9 hijos todavía está con el susto en el cuerpo y no para de recibir llamadas para ver si se encuentra bien, no solo ella sino también uno de sus nietos, Sergio, que vive en la segunda planta y que al ir en silla de ruedas no ha podido abandonar el edificio. "La policía me ha confirmado que se encuentra bien", explica.

Otra vecina que reside justo debajo del inmueble siniestrado ha podido acceder unos instantes para rescatar a su perrita. Aparentemente, su vivienda no ha sufrido daños.