scorecardresearch

La guardería de Santa María del Campo se vacía y cierra

R.E. MAESTRO
-

Los cuatro niños que acudían han cambiado de ciclo y la escuela infantil se queda vacía. Sigue los pasos de Valle de Losa y Peñaranda

Imagen del edificio de la guardería del municipio, que cuenta incluso con un pequeño parque. - Foto: DB

La falta de niños ha obligado a Santa María del Campo a tomar la dura decisión de cerrar su guardería y poner fin así a un servicio que se ofrecía en la localidad desde 2007. Se convierte de esta forma en la tercera escuela infantil de la provincia burgalesa que se ha quedado sin matriculados y sin uso este curso, tras las de Valle de Losa y Peñaranda de Duero.

En el caso de Santa María del Campo, los cuatro pequeños que acudían el año pasado han acabado ya ese ciclo y para el arranque de este curso ha resultado imposible conseguir nuevos matriculados. Esa alegría que reinaba en esta instalación dejará ahora espacio al silencio, aunque la intención pasa por volver a abrir las puertas lo antes posible y en cuanto haya interesados así será. Había dos familias posibles en el pueblo para llevar a los niños, pero a pesar de los esfuerzos realizados por el Ayuntamiento no se ha conseguido evitar este cierre.

«Es una pena porque se trata de una guardería preciosa y en un sitio impresionante, pero si no hay niños no podemos hacer nada», lamenta el alcalde, Dositeo Martín.  El local del centro infantil Mi Cole, englobado dentro del programa Crecemos, continuará preparado tal y como está ahora. «No se va a destinar a otra cosa y si el día de mañana hay niños pues que puedan estar», comenta Martín, esperanzado en la reapertura.

Desde las guarderías de la propia ciudad de Burgos también han manifestado en los últimos años que cada vez asisten menos niños debido a el descenso de natalidad, que provoca directamente que se solicite menos este servicio. Pero la situación se agrava en los municipios con menor número de habitantes, donde no les queda más remedio que cerrar el único espacio que disponen destinado a este fin.

colegio. A diferencia de lo que ha ocurrido en la guardería, en el colegio público de Santa María del Campo sí se ha notado que para este curso que acaba de comenzar el número de alumnos ha crecido. El centro Virgen de los Escuderos, de educación Infantil y Primaria, ha ganado cinco matriculados y ahora ya hay 37.

En los últimos meses han llegado hasta la localidad algunas familias nuevas con hijos que han permitido precisamente que, lejos de que pueda ocurrir lo mismo que en el primer ciclo de Infantil destinado a niños de hasta tres años, se logre mantener e incluso aumentar la cifra de estudiantes.