scorecardresearch

Blindados contra el fraude y la corrupción

I.P.
-

Ni los políticos ni los empleados públicos deben tener «vinculación» con posibles empresas adjudicatarias de proyectos

El Plan de medidas antifraude presentado ayer será aprobado en el pleno de este viernes. - Foto: Valdivielso

La Diputación de Burgos ha hecho los deberes. Así lo entiende el presidente César Rico, que ayer presentó su Plan de medidas antifraude y de sus organismos autónomos y entidades adscritas, instrumento obligatorio para acceder a la gestión de los fondos de recuperación, conocidos como Next Generation EU, y que será aprobado en el pleno de mañana una vez que ha recibido luz verde en la Comisión de Hacienda. La Diputación se ajusta así a las dos órdenes estatales del mes de septiembre para poder acceder a dichos fondos. 

Una comisión técnica, dirigida por la Secretaria General, ha sido la encargada de elaborar el plan que se pone, además, al servicio de los ayuntamientos de la provincia -incluido el de la capital-, apuntó Rico. Este explicó que lo primero que supone es una «declaración institucional de tolerancia cero ante el fraude y la corrupción», destacando que el plan fija los principios de conducta de los políticos y de los empleados públicos. A mayores, recordó que se establece una declaración de «no tener intereses en los procedimientos administrativos que aborde la Diputación dentro  de los fondos, «ni unos ni otros tendrán ninguna vinculación con las empresas que pueden ser susceptibles de ser adjudicatarias en esos procesos».

El plan contará con dos órganos internos, un comité técnico que presidirá él mismo, y una comisión antifraude conformada por técnicos de diferentes servicios. Igualmente, añadió que se ha elaborado un borrador con más síntesis, que será el que puedan utilizar los ayuntamientos de la provincia que no tengan capacidad técnica para elaborar su Plan antifraude.

Subvenciones. Por otra parte, el presidente de la Corporación provincial recordó que también se aprobará en el pleno de mañana el Plan Estratégico de Subvenciones para el año 2022, que varía o concreta más los criterios que se tienen en cuenta hasta ahora. Así, explicó que se trata de definir los objetivos de las convocatorias que salgan ese año; se trata de contar en las solicitudes por parte de los ayuntamientos de forma detallada aspectos relevantes e indicadores de las actividades que se demandan, para que desde la Diputación burgalesa se valore en más o menor medida el montante de las ayudas a otorgar.