scorecardresearch

Antolin reta a la industria con techos fabricados de residuos

G. ARCE
-

La multinacional burgalesa no solo logra producir este revolucionario componente del automóvil con residuos de plásticos domésticos y neumáticos usados, sino que es -en sí- reciclable y reutilizable

La multinacional burgalesa es líder mundial en la fabricación de techos para los principales constructores de automóviles. - Foto: Grupo Antolin

Un techo de automóvil fabricado a partir de todos aquellos residuos plásticos que abarrotan cada día los contenedores amarillos y los vertederos urbanos (o los océanos), y con las montañas de neumáticos usados que genera un parque móvil gigantesco. Un techo desarrollado en un proceso industrial de consumo reducido en el que todo se recicla y cuando decimos 'todo', incluye los desperdicios del propio trabajo y también el componente final que, agotada su vida útil, se transforma -una vez más- en material para la construcción de hospitales, aeropuertos y viviendas, con un uso garantizado durante aproximadamente cien años. 

Es difícil pensar en la larga vida que le espera a una botella de detergente o a un viejo neumático cuando se conduce un coche totalmente eléctrico de última generación. Pero esos son, en esencia, los materiales que el conductor tendrá sobre su cabeza gracias a un revolucionario proceso de innovación industrial desarrollado por el Grupo Antolin, proceso que se ha dado a conocer a la opinión pública tras ser galardonado recientemente con el prestigioso galardón Plastics RecyCling Award Europe 2022, dentro de la categoría de Producto de Automoción, Eléctrico o Electrónico del Año.

El techo solar sostenible de la compañía burgalesa ya es una realidad en un coche eléctrico, el Volvo C40 Recharge, y aspira a ser un componente básico en los interiores ecológicos del resto vehículos, pues la sostenibilidad y el respecto al medio ambiente son valores cada vez más demandados por el consumidor a la hora de comprar.

Se trata, además, de un proyecto clave para esta industria, aplicada al máximo en avanzar en la economía circular de sus soluciones y procesos, dado que en el mismo se reducen los residuos generados y el consumo energético durante la producción. 

(Más información completa en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos o aquí)