scorecardresearch

Las palomas dejan de ser graciosas en Miranda

Ó.C.
-

Los vecinos de la zona Ebro-Entrevías tratan de unir fuerzas contra este animal, que cría sin control y llena de excrementos las aceras

La peluquería de Said sufre los excrementos de las palomas que anidan en el edificio de la calle Santa Lucía, 38. - Foto: Ó.C.

No aguantan más. Las palomas invaden una parte de la zona Ebro-Entrevías y los vecinos que viven en el entorno del cruce entre la calle Santa Lucía y Pérez Galdós atraviesan una situación insostenible por los excrementos de estas aves, que hace tiempo que dejaron de ser graciosas. Los animales encontraron hace años un lugar idóneo para anidar en edificios o pisos abandonados, por lo que los residentes han decidido movilizarse para encontrar una solución y evitar que las poblaciones crezcan sin control como hasta ahora.
Ante esta problemática, Said Shuuiyakh e Ignacio del Campo tiran del carro para aunar fuerza en un vecindario «que está muy cansado», confiesan. A través de las redes sociales, y también en los portales, difunden un aviso para atraer afectados y acudir de forma colectiva al Ayuntamiento de Miranda para encontrar una solución.  «Podemos hacer que las cosas pasen», ensalzan en su anunció, aunque Del Campo matiza que la voluntad con la se acercarán a la Concejalía de Medio Ambiente «será buena, porque no pretendemos que sea una confrontación, sino una colaboración».

(Más información en la edición impresa de Diario de Burgos de este martes)