scorecardresearch

Absuelven a un mirandés de acoso por dudas de credibilidad

P.C.P.
-

Varios testigos contradicen la versión del menor, que no ayudó a la justicia a poner en contexto los mensajes para saber si eran «insistentes y reiterados»

El juicio se celebró hace dos semanas en el Palacio de Justicia. - Foto: Alberto Rodrigo

La Audiencia Provincial de Burgos ha absuelto al mirandés acusado de acoso, detención ilegal y daños por un joven que le denunció en 2019, cuando era menor. La sentencia subraya que diversos testigos contradicen la versión de este, que además no se ha podido corroborar con ningún hecho periférico, y que el muchacho no quiso ayudar a poner en contexto los mensajes de teléfono en los que apoyaba su relato para saber si realmente fueron «insistentes y reiterados».

Los magistrados de la Sección Primera concluyen que se encuentran ante dos versiones diferentes, sin «hechos objetivos periféricos concluyentes y suficientes que vengan avalar» la del denunciante y que las «dudas con respecto a la forma en que ocurrieron los hechos» no pueden llevarles sino a la absolución del acusado, al que la acusación particular pedía hasta 6 años de prisión por estos hechos. El Juzgado de lo Penal número 1 de Burgos también dictó sentencia a su favor en otro juicio por quebrantamiento de condena y maltrato de obra, con este mismo joven como denunciante.   

Según la versión de J.L.S.S., ambos se conocieron a través de una web y mantuvieron una relación de pareja durante unos 3 meses, siempre con la creencia de que tenía 19 años. Hasta el día del juicio no desveló ese supuesto romance «mirando por sus ojos», por no perjudicarle y porque aún «estando preso también le quería», según declaró el acusado. Al menos tres testigos corroboraron que existía esa relación sentimental por su actitud, sus gestos y los besos -«picos»- que se daban.

El joven, que en realidad tenía 17 años en 2019, niega que hubiera nada más que una amistad y asegura que le J.L.S.S. intentaba controlar, acudía a los sitios en los que él se encontraba y le enviaba audios de whatsapp amenazadores. 

Tres testigos «nos vienen a decir que la relación era de algo más que amistad, que era una relación de pareja y ninguno declara que J.L. acosase» al menor (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy miércoles o aquí)

ARCHIVADO EN: Burgos, Justicia